Review: False Lash Mariposa, de L’Oréal

¡Muy buenos días!

Llevo aproximadamente mes y medio probando la máscara de pestañas False Lash Mariposa, de la firma francesa L’Oréal. Así, considero que ya he probado lo suficiente este producto como para tener una opinión formada que transmitiros.

Como adelanto quiero dejar claro que si tú, persona individual que lee este post, estás buscando una máscara de pestañas que deje un look natural, lo siento: esta no es.

En líneas generales, puedo decir que me ha gustado su fórmula, cómo riza las pestañas, la duración, la pigmentación, incluso la idea de cepillo… pero su principal problema es que no está hecha para mancas -sin afán de ofender a nadie-. Y yo soy manca. En unas líneas os lo explico. No obstante, vamos por partes.

Máscara

Cuando procedes a su aplicación te viene un agradable olorcillo -o desagradable, según la nariz que lo huela- a rosas. Huele muy similar al perfume de la Photofinish de Catrice. La que la tenga lo sabe. Ni que decir tiene que el olor desaparece en cuanto cierras el rimmel.

Nada más abrir la máscara, llama la atención el cepillo. Es algo novedoso y, creo,  único de esta máscara de pestañas -al menos yo no he visto nada igual jamás en el mercado-. Cerdas de silicona, más cortas al principio que se alargan progresivamente con el fin de adaptarse a la pestaña para acentuar la mirada. Perfecto. Me gustan especialmente los cepillos de silicona y con este tipo de cerdas porque realizan a la perfección la función de separar las pestañas, que siempre quedan definidas y sin grumos.

Aunque, precisamente por su cepillo, las pestañas quedan muy elevadas e incluso curvadas, es a la hora de la aplicación donde está el mayor problema –en mi opinión– de esta máscara. Y es que yo soy diestra. Diestra y punto.

Quiero decir (y aquí viene el entuerto): yo maquillo mi ojo derecho perfectamente, pero a la hora de poner el rimmel en el izquierdo, o cambio de mano o es imposible que la parte externa de este goupillón dé con la parte externa de mi ojo. La alternativa única es hacerme zurda puntualmente, pero cuando lo intento acabo manchándome el párpado. Resultado: como si me maquillara con los ojos cerrados. Al final siempre tengo que corregir el look.

Y he aquí el hándicap de esta máscara que hace que no quiera repetir con ella nunca más.

Aun así, ya digo: la curvatura me dura todo el día y queda una mirada espectacular con las pestañas levantadas, definidas y tupidas. Si no sois como yo, podéis darle una oportunidad. Alarga, separa, define, levanta las pestañas y las mantiene durante horas, no deja grumos, no reseca en la pestaña ni cae residuo a la ojera, ni tampoco resulta agresiva para el ojo. Aunque tiene muy buenas características para convertirse en una gran máscara de pestañas… su defecto la convierte en indeseable para mí.

(Ilustro con imagen de mi Instagram para que veáis cómo sienta en el ojo, que es como mejor se ve)

IMG_20140714_155118

A quien interese: el precio, dependiendo del establecimiento, oscila entre los 11 y los 15 euros. Lo normal en las máscaras de pestañas de L’Oréal.

¿Alguien por aquí que la haya probado y pueda dar su veredicto? ¿Alguna diestra-diestra como yo? ¡Estoy deseando conocer vuestras impresiones! 

¡Hasta la próxima!

B. 

Anuncios

Hasta que la muerte nos separe: ¡Favoritos de Enero!

¡Bienvenidas de nuevo a IbizaBeautyBlog!

Hoy vengo con los MVP de Enero. A mí es que me hace falta una media de quince días para pensármelo, de ahí el retraso.

Favoritos Enero

Esto no es un ‘los más utilizados’, no. Sino más bien un ‘Hasta que la muerte nos separe’: productos que me han gustado tanto que podría cantarles saetas todo el día.

Esto es una orgía de productos, no voy a seguir un orden establecido.

Favoritos Enero Catrice+BB+Hot Mama

1. Photofinish, de Catrice. Es amor. Es mi tono. Deja un acabado ‘semiglow’ en la piel que hace que ésta se vea bonita. Embellece, sin más. Tiene una cobertura media-alta y una duración aceptable. Yo ya no le pido más a la vida.

2. Beauty Blender. ¡Estaba claro! Me fascina cómo integra las bases de maquillaje en la piel. Ecuación simple: Beauty Blender + Photofinish = Pátina divina. Señoría, me declaro culpable.

 3. ‘Hot Mama!’, de The Balm. Este colorete siempre me ha gustado. Lo compré porque en los mentideros blogger se decía de él que era un clon del Orgasm de NARS. Yo no he probado el Orgasm, pero el efecto saludable que deja el Hot Mama! me gusta mucho.

 4. Combo de Máscaras: Black Elixir, de Hean; y WOW!, de Bell. Son un dúo. No me gustan por sí solas, separadas. Pero reconozco que utilizando primero la de Hean –que define y alarga las pestañas- y después la de Bell –que da volumen– el efecto que se consigue es de ‘pestañas postizas’. Y ahora digo por qué no me terminan de convencer por separado. La formulación de la máscara de Hean no me gusta, es demasiado seca (desde el minuto 1) y termina dejando restos por la ojera con el paso de las horas. En cuanto a la de Bell, lo que no me contenta es el cepillo: me agrupa demasiado las pestañas, no las define.

Detalle cepillos Black Elixir y Wow

En la imagen se puede ver con detalle cómo son los goupillones: ambos de silicona pero con formas diferentes.

5. Naked Basics, de Urban Decay. Las sombras de UD son El Súmmum: tienen una pigmentación asombrosa y son muy fáciles de trabajar, se integran perfectamente. Esta paleta se ha venido conmigo a Nueva York, a Ibiza, a Córdoba, a Sevilla y adónde quiera que vaya en los próximos 60 años. Es muy versátil. Me gusta tanto que acabé comprando otra para un regalo especial. ¿Que hay tonos iguales en otras firmas? Sí pero, ¿de esta calidad? Lo dudo.

6. ‘Endless Drama’, línea Pro Longwear de MAC. Nunca he visto este labial en la blogosfera. Y no lo entiendo. ¡Todas locas con el ‘Rebel’ y el ‘Diva’! ‘Endless Drama’ es El Borgoña. No es del todo mate, sino que tiene un ligero acabado Satin. Lo que yo le pido al Sagrado Corazón de Jesús cuando me compro un pintalabios tan llamativo es que sea duradero, para no tener que ir cada diez minutos al cuarto de baño a retocarme cuando salgo por ahí. Este es de larga duración, así que lo nuestro será para siempre.

Naked Basics + Sephora Oil + Rimmel Shine+Endless Drama+Beauty Protector

 7. Express drying Oil, de Sephora + Finishing Touch Ultra Shine, de Rimmel. Otra pareja de cine. Los utilizo para perfeccionar la manicura y el resultado es inmejorable: secado rápido y brillo espectacular.

8. Sì, de Giorgio Armani. Fue un regalo muy especial de Reyes y no me puede gustar más. Yo no sé describir olores, así que me voy a ahorrar amargaros la vida explicando las notas de este perfume. Es ponérmelo y me pongo contenta automáticamente.

9. Protect & Detangle, de Beauty Protector. No sé de dónde sale esta marca, no sé quién está detrás, no lo he visto a la venta en ningún lugar físico. Es un misterio. Lo conocí porque venía en una Birchbox –que son los únicos que lo comercializan- y el olor a dulzón se quedó con mi corazón. Es un protector térmico para el cabello. Lo cierto es que es un poco complicado evaluar la efectividad de este tipo de productos, pero las puntas no las tengo nada mal a pesar de usar secadores y planchas. Creo que el mérito será de este invento.

10. Mascarillas para el cabello, de Le Petit Marseillais.

Favoritos EneroDSC_0861Le Petit Marseillais

Esto es lo mejor que me he echado en el pelo en toda la vida. Puede que no sean las mejores mascarillas del mercado, pero su olor en mi pelo –sí, otra vez el olor- es algo prodigioso, soberbio, admirable, fascinante, extraordinario. No quiero otras, no quiero nada más. La de color verde está especialmente indicada para cabellos grasos, mientras que la naranja es nutritiva. Las voy alternando y el resultado es muy bueno.

Eso es todo. Y vosotras, ¿habéis probado alguno de estos productos? Animaos a dejarme vuestros comentarios. ¡Me encanta leerlos y responderlos!

¡Hasta la próxima!

B.