Colaboración | Facelook Peluquería: la tienda online del babero

Aviso: esta entrada no contiene fotos originales porque tengo un problema con mi cámara. Por el momento, utilizaré las imágenes disponibles en la web de Facelook Peluquería. 

¡Por fin estoy de nuevo tecleando en mi adorado rincón! Si bien es cierto que lo echaba de menos, me queda muy poco tiempo al día para dedicárselo a las cuestiones relativas al blog. Aun así, aquí me tenéis para hablar de una nueva tienda online que se ha puesto en contacto conmigo. Y ya os adelanto que ha sido un gustazo probar sus productos.

De entrada os digo que he tardado más de lo que me gustaría en redactar este post, pero comprendedme si os digo que he estado fuera de España y me dejé un producto aquí, por lo que, una vez pisado de nuevo el territorio español, he dedicado un generoso margen de prueba al cosmético en cuestión. ¡Vamos allá!

Facelook Peluquería es una tienda online que vende a particulares todo tipo de productos capilares y cosméticos, de alta calidad y a prueba de profesionales. Desde champús, a mascarillas, pasando por todo tipo de tratamientos (alisantes, nutritivos, anticaida, etc.). Incluso herramientas como planchas (GHD, lowcost, accesorios) secadores y algún que otro cosmético como el que os voy a enseñar en este post. Os invito a que os paséis por su web y veáis el catálogo de productos que tienen a la venta. Eso sí, coged un baberito antes porque vais a manchar el teclado del portátil. De verdad os lo digo, sección de planchas y secadores… ¡ay! En definitiva, ¡tienen de todo! ¿sabíais que existían los silenciadores de secadores? Yo tampoco, hasta que bicheé su web.

Los chicos de Facelook Peluquería son muy amables. Amabilísimos. No, eso no: lo siguiente. De verdad, es un gustazo encontrarse con gente así. Siempre han estado al pie del cañón y disponibles a cualquier hora por si necesitaba resolver dudas. El trato es inmejorable.

En cuanto a sus servicios post-venta: pago seguro con tarjeta de crédito, dinero reembolsable, posibilidad de recogida en tienda y envíos a toda la península gratis por compras superiores a 60€. ¡Ah! E incluyen dos muestras gratuitas en todos los pedidos que se realicen.

Podéis encontrar su peluquería en Ripollet, Barcelona, en la Calle Puigmal, 36. A mí no me pilla demasiado cerca, pero en cuanto viaje a la Ciudad Condal me pasaré para hacer una visita preceptiva y darme un homenaje de pescuezo para arriba como se merece una.

Dicho esto, que no es poco… Os enseño los productos que he podido probar durante un mes, desde que me los enviaron, y os cuento cuáles son mis sensaciones.

Champú Pure Keratin Hipertin (300ml – 7.99€)

champu-pure-keratin-hipertin-300-ml

Como su propio nombre indica, se trata de un champú que contiene Keratina, lo que está especialmente indicado para cabellos maltratados, castigados o dañados (o estropajoso, así sin más). ¿Qué me ha parecido? Una maravilla. Es fantástico, de verdad. Es la primera vez que pruebo un champú con Keratina que no me apelmaza ni me ensucia el cabello. Puedo estar fácilmente dos días sin necesidad de volver a lavarlo. Este champú es de los que me gustan a mí: dan un cierto volumen y grosor a la fibra capilar, con lo que consigo que mi long bob mantenga el cuerpo.

Da brillo y una sensación de “hola, acabo de salir de la peluquería” que nunca falla. Como hace poco que me corté el cabello no sabría deciros a ciencia cierta qué tal funciona en las puntas abiertas, pero me atrevería a decir que –con casi total seguridad- ayude a su regeneración. Como digo, el acabado es brillante -literal y metafóricamente hablando-, pero no hay rastro de aceite.

No se hace necesario el uso de acondicionador después del champú, lo cierto es que se hace muy fácil peinarlo después sin tirones (alabado seas por siempre Jesús).

Igual a estas alturas de la entrada me he venido muy arriba pero me da la sensación (suena música celestial de fondo) de que facilita el moldeado con productos térmicos. Es solo la sensación, no he podido corroborarlo científicamente, pero durante este mes me ha resultado mucho más sencillo peinarme el cabello con plancha, tenacilla o con cepillo rotativo. El cabello tomaba forma más rápidamente y se mantenía dignamente durante más tiempo. Lo cual es siempre de agradecer, porque mi pelo no es muy dado a mantener la dignidad.

Mascarilla reparadora de Keratina Hipertin (250ml – 9.95€)

mascarilla-para-el-pelo-reparadora-de-keratina-hipertin-250-ml

Si el champú es La Maravilla, la mascarilla de esta misma gama es La Maravilla Vol. II. ¡Qué gustazo!

Igual solo me ocurre a mí, pero yo es que soy muy tacañona con las mascarillas del cabello. Las utilizo muy poco a poco, fácilmente me pueden aguantar 2-3 meses en la ducha hasta que las termino. Y no es que no me guste usarlas, sino que considero que con una o dos aplicaciones semanales, ya va bien en mi cabello. En esta ocasión, además, es que me da TODA LA PENA DEL MUNDO terminarla. Creo que es la mejor mascarilla reparadora que he probado, con total sinceridad.

Se elimina muy fácilmente del cabello, y eso es algo que para mí suma muchos puntos. Normalmente las mascarillas reparadoras son tan densas que necesitas pasarte un buen rato debajo del chorro de agua para conseguir retirar todo el producto. No es el caso de esta mascarilla, en absoluto.

Como siempre, la utilizo de medios a puntas evitando las raíces para no engrasarlas y la sensación es todavía mejor que usando únicamente el champú anterior. Extra de brillo, extra de suavidad, extra de reparación. Una vez seco, el pelo queda suelto y manejable.

Es otoño y el cabello se me cae a mí igual que se le cae a mi gato. Vaya, mucho. Pero he notado que de un mes para acá lo que se me cae es desde la raíz y no debido a roturas al peinarlo, algo que sí me ocurría antes. He estado investigando y, al parecer, la Keratina mejora la flexibilidad de las fibras capilares, y cuanto más flexible es el cabello menos probabilidad tiene de quebrarse al manipularlo.

Además, esta mascarilla contiene filtro solar, con lo que protegemos al cabello del sol. Para este tiempo invernal del averno me gusta, pero para verano me gustará todavía más.

Crema de manos ‘esencia de Caviar’ Hipertin (4.10€ – 60ml)

crema-de-manos-esencia-de-caviar-hipertin

Esta crema de manos fue el producto que se me olvidó echar a la maleta en mi breve temporada fuera de España. Contiene esencia de caviar y dice estar recomendada, no solo para las manos, sino también para cuidar las uñas.

Después de dos semanas de uso, quizás no veo tanta evidencia en las manos como sí la veo en las uñas. Desde hace años he tenido pequeñas grietas blancas (estrías) en la superficie de la uña que, según me han dicho expertos en la materia, se debía a una falta de vitamina o a mera sequedad, falta de nutrientes en la uña. Bien, pues ya no están. Con esta crema están desapareciendo, dando lugar a una superficie más homogénea y brillante.

En cuanto al producto en sí, es muy ligero en su aplicación y en muy pocos segundos puedes ponerte a toquetear cualquier cosa, hasta los cristales, con la total certeza de que no vas a pringar nada.

¡El packaging es curiosísimo! De hecho, cuando la saqué de la caja pensé que se habían equivocado y me habían enviado un bote de tinte para el cabello. Fijaos cómo fue la cosa que tuve que leer varias veces las instrucciones, por si acaso. Pero no, en efecto, es una crema de manos.

En la web de Facelook sugieren que puede utilizarse también tras el afeitado. Aún no la he probado par tal cuestión, pero quién sabe…

Ampollas Beauty Flash Lendan (4.50€ – Dos ampollas de 1,5ml)

beauty-flash-lendan

No soy muy dada a los cosméticos flash, porque siempre acabo tirando de mascarillas durante la semana con el fin de que, para el Momento X, tenga la piel en unas condiciones de belleza dignas. Pero sí que es cierto que las ampollas flash funcionan, y al menos estas, bastante bien.

Lo que he notado tras su uso es una inmediata sensación de suavidad e hidratación. Noto una piel cómoda y fresca, muy agradable. Después, el maquillaje queda, sencillamente, espectacular.

Según las instrucciones que indica el fabricante, estas ampollas eliminan los signos de fatiga, difuminan las arrugas y favorecen la firmeza y luminosidad del rostro. Lo cierto es que eso no lo puedo ni confirmar ni desmentir, porque todavía –y toco madera- no tengo una marcada preocupación por este tipo de correcciones, propias de pieles más maduras. Yo sigo con mis acnés, mis puntos negros y poros dilatados. Esto entre vosotras y yo: cada vez estoy más convencida de que el día en el que desaparezca el último grano de mi cara, aparecerá mi primera arruga. Porque así es la historia de mi vida.

Mascarilla facial redensificante Lendan (7.25€ / un sobre con dos tisúes)

mascarilla-lendan-facial-redensificante (1)

Un día tuve tiempo para mí. Y vive Dios que lo aproveché. Encendí todas las velas de casa, enchufé Spotify con mi lista de Frédérich Chopin a todo trapo, le di la cena los gatos para que se dedicaran los 30 minutos de después a lavarse (ellos comen y luego se lavan durante horas, así hasta que les entra sueño)… Lo preparé todo, me desmaquillé y me tumbé en el sofá con esta mascarilla de Lendan y mi pijama calentito de La Minnie. Y este, queridas lectoras, ha sido mi mejor momento de octubre-noviembre. Como dijo uno: “la vida buena, buena vida es”.

Un sobre de esta mascarilla contiene dos tisúes, uno para rostro y otro para cuello. Durante los 25 minutos de Mi Momento Feliz, noté cierto frío y un cosquilleo un tanto extraño en las dos zonas. Y es que este producto está pensado para aportar un efecto tensor instantáneo. A riesgo de resultar repetitiva, no soy capaz de certificar que mi piel estuviera más estirada porque todavía no me cuelga nada, pero sí la notaba más calmada, hidratada y despierta, descongestionada. Parecía que me había escapado de un anuncio de Nivea, ¡qué buena cara!

Sin duda, quiero tener más de estas mascarillas. No solo por el efecto que deja, sino porque así viviré con la esperanza de poder volver a repetir algún día de mi estresante vida ese momento feliz de desconexión y placer.

¡Y esto es todo! No quiero firmar este artículo sin invitaros, de nuevo, a que le echéis un vistazo al catálogo de productos de Facelook. ¡Solo eso! Aunque no tengáis previsto comprar nada aún. En serio, miradlo. Y pillad el babero, porque os hará falta.

¡Muchas gracias por leerme!

IBIZABEAUTYBLOG

Review | Primeras impresiones con Mama Zebra Cosmetics

Si hacéis memoria (o si linkeais aquí) recordaréis que Mama Zebra Cosmétics es una firma de la que ya he hablado en este bendito ciberespacio. En ese post os enseñaba la cajita del mes de abril de Bodybox, dentro de la que venía un aceite hidratante para el cabello que me encantó desde el primer momento. De él dije, en un momento de máxima vanagloria potinguera que aún me perdura, que era -me autocito literalmente- “maravilloso y orgásmico”. Que sepáis que éste está siendo el orgasmo más largo del mundo.

MAMA ZEBRA COSMETICS MA HAIR

Ma Hair es un sérum capilar elaborado con una mezcla de aceites de trigo, argán y oliva, así como vitamina E y filtros solares. Es decir, una bomba de hidratación. Lejos de resultar pesado y engorroso para el cabello, lo deja suelto y ligero, sin apelmazar ni con residuo oleoso, algo que en cabellos lisos como el mío se ve a leguas. Y encima huele a Vainilla, un aroma muy agradable en el cabello y que perdura durante días. Desde que lo recibí lo he usado con el pelo húmedo tras la ducha, con el pelo seco antes de pasarme la plancha o las tenacillas o después de haberlo peinado. Incluso durante las interminables horas de exposición solar en la playa. Es un todo terreno, fantástico. Es por ello que se ha convertido en un must para tener pelazo (y esto os lo contaré más desarrollado en mi próxima entrada esta misma semana).

Después de mi primera experiencia con este gran producto de Mama Zebra, la empresa se puso en contacto conmigo para enviarme algún producto más y muestras. ¡Era una gran noticia! Miré todo su catálogo, en el que hay productos interesantísimos como Mama Me (crema hidratante facial a base de Rosa Mosqueta y Manteca de Karité), Mama Spot (loción antiacné con Aloe Vera, Aceite del Árbol del Té y Rosa Mosqueta), Mama Body (crema hidratante corporal hecha con Aceite de Oliva Virgen Extra, Manteca de Karité y Vitamina E), entre otros productos, como brochas para aplicar el maquillaje.

En esa difícil decisión me encontraba yo cuando reparé en Mama Cares, una mascarilla facial con limón. Me llamó tanto la atención que se me acabaron las dudas. Y esa es la historia de cómo esta mascarilla facial llegó a mi vida para conquistarme. Estoy francamente contenta con ella.

MAMA ZEBRA COSMETICS MA HAIR MAMA CARES

Mama Cares es una mascarilla de Arcilla Blanca y limón, principalmente. Completan el producto diferentes ácidos procedentes de las frutas, como el ácido glicólico; ácido salicílico (altamente recomendable para pieles con acné) y aceite esencial de Caléndula, que calma las pieles irritadas y atenúa el rostro. Desde la firma se recomienda su uso para prevenir la aparición de granitos y curar los rastros del acné y/o manchas en el rostro.

Desde mi experiencia, doy fe de lo primero. En épocas de mayor estrés o durante la menstruación, mi piel es propensa a odiarme. Dentro de su odio se incluye, por ejemplo, el brote de granos en aquella zona de la cara donde más puedan lucirse. Esta mascarilla me ha ayudado a secarlos y a que el impacto por desperfectos en zona catastrófica sea mucho menor. En cuanto a la desaparición de manchas, todavía es demasiado pronto como para lanzar una opinión formada sobre ello. No obstante, por todos es sabido el gran poder despigmentante que tiene el limón.

MAMA ZEBRA MAMA CARES

El producto se presenta en un bote de 50ml. Es blanco, de textura homogénea y untuosa, aunque de fácil aplicación. Es recomendable dejar que actúe sobre la piel limpia del rostro durante 10-15 minutos. ¡Cuidado! Únicamente ha de aplicarse durante la noche o cuando tengamos la certeza de que nuestra piel no va a estar expuesta al sol tras su aplicación. Esto se debe a los ácidos que se encuentran entre los ingredientes. Ácido en la piel + exposición al sol = mancha segura. Si no tenemos en cuenta esta ecuación nada de lo que hagamos para luchar contra las manchas será efectivo, sino todo lo contrario.

MAMA ZEBRA COSMETICS MAMA CARES

Para retirar la mascarilla el proceso es igualmente sencillo. Un poco de agua tibia, una esponja y listo.

El precio es de 12,50€, os dejo el link aquí para que ampliéis información y la tengáis ciberlocalizada.

En el mismo paquete, la creadora y fundadora de Mama Zebra, Beatriz, me envió con mucha amabilidad y cariño algunas muestrecitas de los productos que os mencioné anteriormente (Mama Body, Mama Me y Mama Spot) y dos botecitos de su último lanzamiento, Zuper Zebra Cream, una especie de crema con color con múltiples virtudes entre sus ingredientes, repletos de propiedades beneficiosas para el rostro: Aceite de Rosa Mosqueta, Aceite de Macadamia, Manteca de Karité, Vitamina E; así como una alta protección solar, sin perfumes, ni parabenos, ni colorantes. Está disponible en tres tonos: claro, medio y oscuro. Yo he probado los dos últimos y, como aún soy la prima hermana de Casper, me quedan conguito.

Desde aquí os animo a que le echéis un vistazo, ya que tiene unos productos muy interesantes a unos precios fantásticos. Mi amado Ma Hair está a 10€/30ml. ¡¿Cómo resistirse a él?!

Espero que os sirva este post para tener una primera toma de contacto con esta firma 100% española, de reciente creación y compuesta por una joven con talento y buenas ideas.

¡Hasta la próxima!

IBIZABEAUTYBLOG

Review | Cosmética natural ISUL: el Aceite de Oliva como creador del cielo y la tierra

ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS

Cuando hace unas semanas recibí en casa un paquete con productos de ISUL y lo abrí, se me puso una sonrisa Profident de patilla a patilla. Y no precisamente porque el mensajero que llamase a mi puerta fuera un Adonis hercúleo o Andrés Velencoso en bañador, sino porque le tengo especial cariño al Aceite de Oliva.

Y me explico: desde pequeña he pasado las navidades en la finca de mis abuelos, en Almería, donde nos reuníamos toda la familia para recoger la aceituna de nuestros olivos. Y no eran pocos, ¿eh? Yo cada año veía más olivos y le preguntaba a mi padre, incrédula, que dónde comenzaba la finca del vecino. Él miraba al horizonte y me decía: “Mira, Simba, toda la tierra que baña la luz es nuestro reino”. Para que no tengáis ni que hacer el esfuerzo de imaginar la escena, os dejo un documento gráfico, bastante fiel a la realidad, por aquí. Como digo, recoger la aceituna en la casa familiar era una ardua tarea, sobre todo teniendo en cuenta que hacía tanto frío en aquellos meses de diciembre que estuvimos a punto de lanzar al mercado el “Poloflás de Aceite de Oliva”. Lo que pasa es que en la familia no había demasiada vocación empresarial y preferimos dedicar nuestros cultivos al consumo propio.

Dicho esto, podréis haceros una idea de lo feliz que me hace tener en un mismo envase dos temas que me han dado tantos gratos momentos: la cosmética y el Aceite de Oliva. Y, en definitiva, eso son los productos de la firma española ISUL: cosmética natural sin parabenos elaborada a base de Aceite de Oliva Virgen Extra.

La historia de esta empresa, si me lo propongo, puede ser rápida de contar. Tal y como se indica en su web, ISUL es una empresa familiar de La Rioja que se dedica al cultivo del olivo y a la recolección de su fruto siempre siguiendo técnicas de agricultura ecológica. Lo que significa que en ningún momento hacen uso de fertilizantes químicos, pesticidas, herbicidas o similares. Tras su primera recolección se dieron cuenta de que no existía una almazara que siguiera, a la hora de continuar con el proceso de elaboración del aceite, con los criterios de responsabilidad ecológica que ellos perseguían. Por lo que decidieron encargarse también de esa cuestión y se constituyeron como almazara ecológica para conseguir lo que hoy es su producto estrella: el Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico.

Con el objetivo de abrirse al mercado, con muy buen criterio -o así lo veo yo- decidieron dar el siguiente paso: crear una gama de cosméticos elaborados con el mismo aceite de oliva virgen extra que extraen de sus olivos. Sus productos los encontráis a continuación.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Contiene extracto de hoja de olivo ecológico, por supuestísimo-, con vitaminas A, D, E y K. Ninguno de los productos está testado en animales. La textura es bastante líquida pero no resulta escurridiza. Al contacto con el agua produce una espuma realmente gustosa de aplicar. El olor es cítrico e intenso, pero agradable, y perdura en la piel. Y lo que más me gusta: que a pesar de ser un gel de baño, hidrata y no deja la piel reseca.
Llegado a este punto, igual deberíais llamarme loca -no negaré que algo desequilibrada sí que estoy- pero el olor del gel de ducha de ISUL me recuerda mucho al aroma de mi adorado Hot Toddy de Lush. Ese que los malvados de Lush solo me dejan comprar en navidad. Los de Lush no serán crueles con animales, pero conmigo se lucen. Como digo, el olor del gel de ISUL es especiado, intenso, cítrico y, creo que, lleva algo de canela. ¡Me encanta!
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Elimina las impurezas de las capas más superficiales de la piel sin dañarla. Contiene extracto de hoja de olivo ecológico, vitaminas y minerales. También ayuda a la hidratación, ya que -realmente- es una crema hidratante con exfoliante. Al retirarla con agua en la ducha, la piel queda más suave e hidratada. La sensación que me da es muy similar a cuando uso las típicas “hidratantes bajo la ducha”.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Como podéis ver el gránulo es de un grosor medio, pero de una densidad no muy generosa, por lo que este exfoliante se convierte en un gran aliado para un uso casi diario. La parte positiva: que se retira muy fácilmente y no es de esos exfoliantes que, cuando te estás vistiendo, te tocas la pierna y todavía queda arenilla. Qué desagradables son esos exfoliantes del averno.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Otra joya de ISUL. Para este tiempo en el que el calor aprieta y se está siempre pegajoso, odio las mantecas y los aceites. No puedo soportar la sensación de tener la piel mojada. Por ello, las leches corporales son mis amigas inseparables en verano y ésta se lleva el premio. El olor perdura en la piel y es igual que el del Gel de Baño, así que Hot Toddy para todos.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
La textura es realmente líquida, muy ligera y de rápida absorción. La piel queda luminosa y muy suave.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Este era el producto que más reticencias me despertaba. Mi cuero cabelludo es graso y el cabello no suele durarme sin grasa más de día y medio, por lo que usar un champú a base de aceite de oliva me daba una ecuación cuyo resultado no invitaba a ser optimista. Mi sorpresa ha sido que, no solo no me engrasa más de lo que en mí viene siendo habitual, sino que me ha quitado algunos picores que tenía en varias zonas con descamación en el cuero cabelludo.
Entre sus ingredientes está, como no, la hoja de olivo ecológico y también la camomila y la ortiga blanca, que convierten a este champú en una bendición para cueros cabelludos sensibles. Para los grasos no lo recomiendo para su uso diario, porque puede acabar empeorando la situación. Yo lo uso dos veces en semana (en la foto puede verse el uso y abuso que he hecho de él) y funciona fenomenal.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Otra de las grandes sorpresas de ISUL es esta crema facial hidratante. Desde hace unos meses he descubierto, gracias a mi experiencia con decenas de hidratantes faciales, que la mayor parte de granos que hacen su aparición estelar en las pieles grasas se deben a una profunda deshidratación. Me explico: las chicas con pieles grasas solemos usar productos altamente astringentes, verdaderos fusiles de asalto Kalashnikov del sebo. Pero su uso continuado puede desembocar en una sobreproducción de sebo por parte de nuestra piel, que se esfuerza por regular la falta de agua que los Kalashnikov se llevan. El resultado, ya lo sabéis, es una piel deshidratada y llena de dolorosos granos y comedones. Y ya dijimos por aquí que no nos gustan los comedones. Moraleja: No dejéis de nutrir vuestra piel, por muy grasa que ésta sea.
Al ser ‘hidronutritiva’ he preferido darle a la hidratante facial de ISUL uso durante la noche y no puedo estar más contenta por la elección. Siento la piel del rostro cada vez más elástica. Incluso, diría que se han atenuado las arruguitas de expresión que han decidido aparecer en mi piel juvenil de 23 años. Quizás la parte que menos me gusta es el olor, aunque desparece al minuto, y que cuando me levanto por la mañana tengo una capita de aceite un tanto incómoda, pero como mi novio me quiere igual y con un poco de jabón se va de inmediato (la capita de aceite, no mi novio)… seguiré usándola. Además, la crema viene protegida dentro de un estuche circular la mar de bonito.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
No me han aparecido nuevos granitos, ni comedones, ni mayor número de puntos negros. Todo sigue estable.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Lo cierto es que este producto me genera un poco de duda y todavía no sé muy bien para qué usarlo. Es Aceite de Oliva Virgen Extra embotellado. Mis abuelas siempre me contaban que utilizaban remedios caseros cuyo componente principal era el aceite de oliva para calmar pieles irritadas, deshidratadas, dermatitis, eccemas, quemaduras… y es totalmente cierto: funciona. Desde que me lo enviaron hasta hoy, por suerte, no he sufrido nada de lo mencionado anteriormente, por lo que aún no he podido probarlo en mis propias carnes. En cuanto lo haga, os cuento.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Si os fijáis, en el dosificador aparece una marca de más o menos cantidad por pulsación. Es un detalle que me ha encantado y que debería estar en todos los dosificadores con el fin de controlar la cantidad que queremos que salga del bote. ¡Bien por ISUL!
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS
Este producto me ha venido como anillo al dedo desde que me llegó. Desde que soy mamá-gato y desde que éstos han descubierto que se lo pasan genial arañándome los brazos, tengo las manos como si me hubiera dado un masaje con una esparraguera. Esta crema de manos me ha ayudado mucho a mejorar la hidratación, la elasticidad (por lo que cada vez es más difícil que un pequeño arañazo pueda hacerme herida) y la cicatrización.
Es untuosa pero muy gustosa, y se absorbe fácilmente. He notado que también mejora el aspecto de las uñas, ya no se me parten como sí lo hacían unas semanas atrás. Están lustrosas y brillantes sin necesidad de aplicar ningún esmalte.
ISUL COSMÉTICA NATURAL SIN PARABENOS

Y esto es todo. ISUL tiene tienda online (link aquí) y sus precios son sorprendentemente económicos para tratarse de cosmética ecológica y natural, tal y como está el mercado. El trato personal es inmejorable, y muy en línea al concepto que tenemos los usuarios al tratar con pequeñas empresas llevadas por un reducto familiar. Son cercanos, amables y muy serviciales. Si tenéis cualquier duda, os la resolverán con una sonrisa.

Particularmente, yo he quedado muy sorprendida con sus productos. Siempre he sido algo escéptica con la cosmética natural, pero ya se me han ido todos los miedos al comprobar cómo reacciona la piel y el cabello tras unas semanas de prueba. Sin siliconas, ni parabenos, ni aditivos químicos tóxicos.

Según parece, en ISUL tienen pensado seguir incorporando nuevos productos, todos elaborados a base de Aceite de Oliva. A bote pronto a mí se me ocurren decenas, así que si tenéis sugerencias sobre usos y nuevas ideas… ¡ni dudéis en lanzaros al teclado para escribirlas!

¡Hasta la próxima!

IBIZABEAUTYBLOG