Colaboración | Facelook Peluquería: la tienda online del babero

Aviso: esta entrada no contiene fotos originales porque tengo un problema con mi cámara. Por el momento, utilizaré las imágenes disponibles en la web de Facelook Peluquería. 

¡Por fin estoy de nuevo tecleando en mi adorado rincón! Si bien es cierto que lo echaba de menos, me queda muy poco tiempo al día para dedicárselo a las cuestiones relativas al blog. Aun así, aquí me tenéis para hablar de una nueva tienda online que se ha puesto en contacto conmigo. Y ya os adelanto que ha sido un gustazo probar sus productos.

De entrada os digo que he tardado más de lo que me gustaría en redactar este post, pero comprendedme si os digo que he estado fuera de España y me dejé un producto aquí, por lo que, una vez pisado de nuevo el territorio español, he dedicado un generoso margen de prueba al cosmético en cuestión. ¡Vamos allá!

Facelook Peluquería es una tienda online que vende a particulares todo tipo de productos capilares y cosméticos, de alta calidad y a prueba de profesionales. Desde champús, a mascarillas, pasando por todo tipo de tratamientos (alisantes, nutritivos, anticaida, etc.). Incluso herramientas como planchas (GHD, lowcost, accesorios) secadores y algún que otro cosmético como el que os voy a enseñar en este post. Os invito a que os paséis por su web y veáis el catálogo de productos que tienen a la venta. Eso sí, coged un baberito antes porque vais a manchar el teclado del portátil. De verdad os lo digo, sección de planchas y secadores… ¡ay! En definitiva, ¡tienen de todo! ¿sabíais que existían los silenciadores de secadores? Yo tampoco, hasta que bicheé su web.

Los chicos de Facelook Peluquería son muy amables. Amabilísimos. No, eso no: lo siguiente. De verdad, es un gustazo encontrarse con gente así. Siempre han estado al pie del cañón y disponibles a cualquier hora por si necesitaba resolver dudas. El trato es inmejorable.

En cuanto a sus servicios post-venta: pago seguro con tarjeta de crédito, dinero reembolsable, posibilidad de recogida en tienda y envíos a toda la península gratis por compras superiores a 60€. ¡Ah! E incluyen dos muestras gratuitas en todos los pedidos que se realicen.

Podéis encontrar su peluquería en Ripollet, Barcelona, en la Calle Puigmal, 36. A mí no me pilla demasiado cerca, pero en cuanto viaje a la Ciudad Condal me pasaré para hacer una visita preceptiva y darme un homenaje de pescuezo para arriba como se merece una.

Dicho esto, que no es poco… Os enseño los productos que he podido probar durante un mes, desde que me los enviaron, y os cuento cuáles son mis sensaciones.

Champú Pure Keratin Hipertin (300ml – 7.99€)

champu-pure-keratin-hipertin-300-ml

Como su propio nombre indica, se trata de un champú que contiene Keratina, lo que está especialmente indicado para cabellos maltratados, castigados o dañados (o estropajoso, así sin más). ¿Qué me ha parecido? Una maravilla. Es fantástico, de verdad. Es la primera vez que pruebo un champú con Keratina que no me apelmaza ni me ensucia el cabello. Puedo estar fácilmente dos días sin necesidad de volver a lavarlo. Este champú es de los que me gustan a mí: dan un cierto volumen y grosor a la fibra capilar, con lo que consigo que mi long bob mantenga el cuerpo.

Da brillo y una sensación de “hola, acabo de salir de la peluquería” que nunca falla. Como hace poco que me corté el cabello no sabría deciros a ciencia cierta qué tal funciona en las puntas abiertas, pero me atrevería a decir que –con casi total seguridad- ayude a su regeneración. Como digo, el acabado es brillante -literal y metafóricamente hablando-, pero no hay rastro de aceite.

No se hace necesario el uso de acondicionador después del champú, lo cierto es que se hace muy fácil peinarlo después sin tirones (alabado seas por siempre Jesús).

Igual a estas alturas de la entrada me he venido muy arriba pero me da la sensación (suena música celestial de fondo) de que facilita el moldeado con productos térmicos. Es solo la sensación, no he podido corroborarlo científicamente, pero durante este mes me ha resultado mucho más sencillo peinarme el cabello con plancha, tenacilla o con cepillo rotativo. El cabello tomaba forma más rápidamente y se mantenía dignamente durante más tiempo. Lo cual es siempre de agradecer, porque mi pelo no es muy dado a mantener la dignidad.

Mascarilla reparadora de Keratina Hipertin (250ml – 9.95€)

mascarilla-para-el-pelo-reparadora-de-keratina-hipertin-250-ml

Si el champú es La Maravilla, la mascarilla de esta misma gama es La Maravilla Vol. II. ¡Qué gustazo!

Igual solo me ocurre a mí, pero yo es que soy muy tacañona con las mascarillas del cabello. Las utilizo muy poco a poco, fácilmente me pueden aguantar 2-3 meses en la ducha hasta que las termino. Y no es que no me guste usarlas, sino que considero que con una o dos aplicaciones semanales, ya va bien en mi cabello. En esta ocasión, además, es que me da TODA LA PENA DEL MUNDO terminarla. Creo que es la mejor mascarilla reparadora que he probado, con total sinceridad.

Se elimina muy fácilmente del cabello, y eso es algo que para mí suma muchos puntos. Normalmente las mascarillas reparadoras son tan densas que necesitas pasarte un buen rato debajo del chorro de agua para conseguir retirar todo el producto. No es el caso de esta mascarilla, en absoluto.

Como siempre, la utilizo de medios a puntas evitando las raíces para no engrasarlas y la sensación es todavía mejor que usando únicamente el champú anterior. Extra de brillo, extra de suavidad, extra de reparación. Una vez seco, el pelo queda suelto y manejable.

Es otoño y el cabello se me cae a mí igual que se le cae a mi gato. Vaya, mucho. Pero he notado que de un mes para acá lo que se me cae es desde la raíz y no debido a roturas al peinarlo, algo que sí me ocurría antes. He estado investigando y, al parecer, la Keratina mejora la flexibilidad de las fibras capilares, y cuanto más flexible es el cabello menos probabilidad tiene de quebrarse al manipularlo.

Además, esta mascarilla contiene filtro solar, con lo que protegemos al cabello del sol. Para este tiempo invernal del averno me gusta, pero para verano me gustará todavía más.

Crema de manos ‘esencia de Caviar’ Hipertin (4.10€ – 60ml)

crema-de-manos-esencia-de-caviar-hipertin

Esta crema de manos fue el producto que se me olvidó echar a la maleta en mi breve temporada fuera de España. Contiene esencia de caviar y dice estar recomendada, no solo para las manos, sino también para cuidar las uñas.

Después de dos semanas de uso, quizás no veo tanta evidencia en las manos como sí la veo en las uñas. Desde hace años he tenido pequeñas grietas blancas (estrías) en la superficie de la uña que, según me han dicho expertos en la materia, se debía a una falta de vitamina o a mera sequedad, falta de nutrientes en la uña. Bien, pues ya no están. Con esta crema están desapareciendo, dando lugar a una superficie más homogénea y brillante.

En cuanto al producto en sí, es muy ligero en su aplicación y en muy pocos segundos puedes ponerte a toquetear cualquier cosa, hasta los cristales, con la total certeza de que no vas a pringar nada.

¡El packaging es curiosísimo! De hecho, cuando la saqué de la caja pensé que se habían equivocado y me habían enviado un bote de tinte para el cabello. Fijaos cómo fue la cosa que tuve que leer varias veces las instrucciones, por si acaso. Pero no, en efecto, es una crema de manos.

En la web de Facelook sugieren que puede utilizarse también tras el afeitado. Aún no la he probado par tal cuestión, pero quién sabe…

Ampollas Beauty Flash Lendan (4.50€ – Dos ampollas de 1,5ml)

beauty-flash-lendan

No soy muy dada a los cosméticos flash, porque siempre acabo tirando de mascarillas durante la semana con el fin de que, para el Momento X, tenga la piel en unas condiciones de belleza dignas. Pero sí que es cierto que las ampollas flash funcionan, y al menos estas, bastante bien.

Lo que he notado tras su uso es una inmediata sensación de suavidad e hidratación. Noto una piel cómoda y fresca, muy agradable. Después, el maquillaje queda, sencillamente, espectacular.

Según las instrucciones que indica el fabricante, estas ampollas eliminan los signos de fatiga, difuminan las arrugas y favorecen la firmeza y luminosidad del rostro. Lo cierto es que eso no lo puedo ni confirmar ni desmentir, porque todavía –y toco madera- no tengo una marcada preocupación por este tipo de correcciones, propias de pieles más maduras. Yo sigo con mis acnés, mis puntos negros y poros dilatados. Esto entre vosotras y yo: cada vez estoy más convencida de que el día en el que desaparezca el último grano de mi cara, aparecerá mi primera arruga. Porque así es la historia de mi vida.

Mascarilla facial redensificante Lendan (7.25€ / un sobre con dos tisúes)

mascarilla-lendan-facial-redensificante (1)

Un día tuve tiempo para mí. Y vive Dios que lo aproveché. Encendí todas las velas de casa, enchufé Spotify con mi lista de Frédérich Chopin a todo trapo, le di la cena los gatos para que se dedicaran los 30 minutos de después a lavarse (ellos comen y luego se lavan durante horas, así hasta que les entra sueño)… Lo preparé todo, me desmaquillé y me tumbé en el sofá con esta mascarilla de Lendan y mi pijama calentito de La Minnie. Y este, queridas lectoras, ha sido mi mejor momento de octubre-noviembre. Como dijo uno: “la vida buena, buena vida es”.

Un sobre de esta mascarilla contiene dos tisúes, uno para rostro y otro para cuello. Durante los 25 minutos de Mi Momento Feliz, noté cierto frío y un cosquilleo un tanto extraño en las dos zonas. Y es que este producto está pensado para aportar un efecto tensor instantáneo. A riesgo de resultar repetitiva, no soy capaz de certificar que mi piel estuviera más estirada porque todavía no me cuelga nada, pero sí la notaba más calmada, hidratada y despierta, descongestionada. Parecía que me había escapado de un anuncio de Nivea, ¡qué buena cara!

Sin duda, quiero tener más de estas mascarillas. No solo por el efecto que deja, sino porque así viviré con la esperanza de poder volver a repetir algún día de mi estresante vida ese momento feliz de desconexión y placer.

¡Y esto es todo! No quiero firmar este artículo sin invitaros, de nuevo, a que le echéis un vistazo al catálogo de productos de Facelook. ¡Solo eso! Aunque no tengáis previsto comprar nada aún. En serio, miradlo. Y pillad el babero, porque os hará falta.

¡Muchas gracias por leerme!

IBIZABEAUTYBLOG