Yo solo sé que bien peinada moriré: Mis productos para pelazo

13Hoy me he levantado como una Lannister buena y vengo a pagar mis deudas. ¡Por fin os traigo una de esas entradas que prometí redactar!

Hace unos días publiqué en Instagram (@Ibizabeautyblog, si no me seguís no sabéis lo que os estáis perdiendo) una imagen en la que enseñaba la densidad, la notable cantidad de cabello que tenía. Oiga, tengo pelazo. Para mí era algo impensable hace unos meses, cuando atascaba la ducha semanalmente por todo el pelo que decidía que estaba mejor fuera que dentro de mi cuero cabelludo. Incluso me planteé seriamente ir a una clínica de esas que salen en los anuncios de TV, porque rocé la obsesión. Así como os lo cuento.

¿Y qué le pasaba a mi cabello y aledaños para que yo alcanzara ese nivel de desesperación? Os cuento, de todo: caída a mansalva, picores en el cuero cabelludo, cabello frágil y quebradizo, apagado, raíces grasas, a veces incluso caspa… En esta época me dio por hacer experimentos con productos para el cabello y el resultado no pudo ser peor.

Me replanteé las cosas seriamente, comencé a leer reviews (algunas más fiables que otras) y, sobre todo, hice lo que siempre se ha hecho cuando no existían los blogs) les pedí a mis amigos -a los que me quieren- que me recomendasen productos. Así, fui llenando las esquinas de mi bañera hasta que he ido quedándome con aquellos tratamientos que más me han convencido. Sin más, os chivo nombres y apellidos.

Mascarilla exfoliante, de Deliplus

1. Mascarilla Exfoliante Deliplus

Es tremendamente conocida por este mundo blogger para calmar los picores y remediar la descamación. Se trata de una mascarilla que se aplica con el cabello húmedo antes del lavado. Inmediatamente después de mojar el pelo por primera vez, cojo una buena cantidad de mascarilla y masajeo a conciencia el cuero cabelludo. Al contener partículas exfoliantes y mentol, la sensación de frescor y limpieza que deja es muy agradable, sobre todo teniendo en cuenta el calor que hace. Las partículas son tan pequeñas que, incluso, resultan imperceptibles para la cámara. Masajeo durante un minuto, dejo reposar durante unos dos o tres más, y retiro con abundante agua tibia. Al principio lo hacía una vez a la semana, ahora ya he espaciado su uso a una vez cada quince días.

1.5 Mascarilla Exfoliante Deliplus

Está recomendada, como digo, para cueros cabelludos con problemas de descamación, sequedad y picores, así como para los que sufrimos de raíces grasas. A mí me ha funcionado muy bien para eliminar los restos de piel muerta que se quedan en las raíces. Repito con ella como un básico en mi fondo de ducha. Eficacia a muy buen precio (2,50€ por 300ml)

Champú con Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico, de Isul

Champú ISUL

Ya os hablé de este champú en un post anterior sobre los productos que tengo de esta firma, allí podéis ampliar información sobre él y otros muchos. Sin lugar a duda, es un perfecto aliado para combatir la sequedad del cuero cabelludo sin engrasarlo.

2. Champú ISUL

Lo uso siempre tras la mascarilla exfoliante de Deliplus o cuando noto el más mínimo picor, por leve que sea. No contiene siliconas, ni parabenos y pertenece a una firma joven, española y de cosmética natural y ecológica. Y todo lo que sea sumar en salud y en beneficio al medio ambiente, bueno es.

Este es el único producto hidratante que empleo en mis raíces, ya que mi obsesión es no engrasarlas más. Ya llevo más de medio bote gastado y continuaré con él, porque merece mucho la pena.

Champú Purificante (Original Remedies), de Garnier

Garnier Arcilla suave y limón

Este champú, elaborado a base de Arcilla suave y limón, está especialmente pensado para cabellos grasos. Pero grasos de raíces a puntas. Es el que suelo usar habitualmente.

Esta nueva gama de Garnier, la Original Remedies, se caracteriza por no contener parabenos ni siliconas. Tienen todo un arsenal de productos que se ajustan a diferentes necesidades capilares y sus precios son bastante económicos. Lo cual me deja el camino allanadísimo para contaros una curiosidad con respecto a su precio.

Cuento:

La primera vez que lo compré, lo hice en Primor. Siempre precios bajos, ya sabéis. Lo vi flamante en la estantería, rodeado de decenas (qué digo decenas, ¡centenas!) de botes con millares (qué digo millares, ¡incalculables!) de promesas para todas las descontentas capilares que ansiamos tener la preciosa cabellera de Elle Macpherson, por ejemplo. ¿Cuántas seremos? El caso es que me animé a probarlo por varias razones que terminaron de convencerme en un diálogo conmigo misma que no duró mucho: sus ingredientes (“arcilla suave y limón, eso tiene que limpiar mi pelo que da gusto”), que no contiene siliconas ni parabenos (“¡toma!, lo que yo quería”) y su precio (“¿1,59€? Esta mierda no va a funcionar, pero como funcione triunfo”). Lo probé, funcionó, se gastó y fui a Primor (siempre precios bajos) a reponerlo. La sorpresa fue que ese atractivo 1,59€ había escalado hasta los 2,45€. Que sigue siendo calderilla pero es casi un euro más. Y oye, que tanto tiempo en El Paro sirve para remover conciencia. ¿Que no?

Garnier Arcilla suave y -limón

A pesar de su(s) precio(s), tiene un pequeño inconveniente. A ver si consigo explicarme: me lo deja demasiado limpio. Ilustro: me lo deja tan limpio, tan-tan-limpio, que cuando salgo de la ducha y me lo toco, rechina al pasar los dedos. ¿Qué significa eso? Que su poder limpiador antigrasa es brutal. Me río yo de Villa Arriba y Villa Abajo y sus combates por Fairy. El problema de todo esto es que mis raíces son grasas, sí, ¡pero las puntas no! Así que después de usarlo debo aplicar siempre una mascarilla o un acondicionador hidratante para que no parezca que llevo ocho meses sin cortarme el pelo. Lo cual es cierto, pero eso vamos a dejar que quede entre vosotras y yo.

Champú anticaída a la Quinina, de Klorane

4. Klorane

Como os decía al principio de la entrada, uno de los grandes males que me aquejaban era la caída (a mansalva) de cabello que estaba sufriendo. Preguntando a mis compañeros de la vida en busca del Santo Grial, mi padre dio con la tecla. Y es que él siempre “da con la tecla”. No sé en qué momento terminé hablando con él sobre champús, pero me recomendó (y hasta me regaló) su mayor tesoro. “¿Esto? Esto es una maravilla hija, tú pruébalo y ya me cuentas. Ya verás como he dado con la tecla”. Obviando el cartón que a todos los hombres les sale en la coronilla una vez que se convierten en padres, el mío sufre de caída y lo que le queda es bastante fino y frágil. Así que para él este champú es, efectivamente, la tecla que no puede dejar de pulsar.

 Klorane

Este champú de Klorane contiene quinina y complejo vitamínico B, lo que “estimula el bulbo piloso, refuerza la queratina y estimula el crecimiento del cabello”. Mi opinión: no sé si es o no La Tecla, pero ayuda y apacigua la caída. No obstante hay que ser realistas, y hay épocas del año (como el verano y el otoño) en las que hay pelos a los que no los salva ni Klorane, ni cristo que lo fundó. Eso hay que pasarlo.

Lo uso una vez en semana para mantener, y aumento hasta las dos dosis semanales cuando sufro de una época de mayor caída.

Acondicionador Reparador Hidratante, de Moroccanoil

Acondicionador Moroccanoil

Por el momento es el único acondicionador que tolero. No me apelmaza, ni me engrasa, ni me resta volumen, a pesar de hidratar (casi como una mascarilla) y reparar. Desde mi punto de vista es un producto de una calidad alta en el que merece la pena invertir.

Acondicionador Moroccanoil

Aplico una pequeña cantidad de medios a puntas y dejo actuar un par de minutos antes de enjuagar. El resultado es un cabello suelto, brillante, con las puntas en su sitio y sin encrespamiento. Me tiene enamorada desde que lo descubrí en el blog de Sara Carbonero. Al parecer, tanto el champú como el acondicionador de esta gama de Moroccanoil son unos de sus MUST. Ahí lo dejo.

Mascarilla Reparadora, de Yves Rocher

Mascarilla Yves Rocher

Creo que ya he perdido la cuenta de las decenas de (qué digo decenas, ¡incalculables!) mascarillas para cabello que habré probado a lo largo de mi vida. Más o menos hidratantes, más o menos nutritivas, pero al final son pura silicona que lo único que hacen es vestir la fibra capilar y enmascarar los verdaderos problemas del cabello. Cuando por fin fui consciente de eso, me lié la manta a la cabeza (casi literalmente) y me fui a buscar una mascarilla que me tratara el cabello de verdad, que me lo cuidara y que no llevara ni una chispa de siliconas. Et voilà! Di con esta de Yves Rocher que me está gustando muchísimo.

Mascarilla Yves Rocher

Según indica la marca francesa, esta mascarilla reparadora elaborada a base de Aceite de Jojoba y Manteca de Karité está recomendada para cabellos secos, muy secos o dañados. Por supuesto, la aplico de medios a puntas durante un par de minutos, enjuagar y a vivir. Para mí es sensacional y su olor a Karité, que me chifla, dura en el cabello días. Cuanto más la uso, más noto su efecto reparador. Y es que, ciertamente, es una mascarilla de tratamiento. Ya he gastado un bote y he repetido corriendo. ¡Larga vida!

Tratamiento Light, de Moroccanoil

 Moroccanoil Light

El que yo tengo es una muestra de 10ml que me regalaron al comprar el champú y el acondicionador, y desde entonces lo uso con cuentagotas para que no se me gaste nunca. Además, es que hace falta muy poquita cantidad para todo el cabello, por lo que cunde esplendorosamente.

Aunque éste no es el original, los de Moroccanoil decidieron -muy acertadamente- crear una versión light de su exitoso tratamiento, para que así incluso las de cabellos con tendencia a engrasarse rápidamente podamos beneficiarnos del aceite de esta conocida marca.

Me gusta mucho aplicarlo con el cabello húmedo, tras haber sido cepillado. Es inigualable el brillo y la suavidad, con soltura, que consigue aportar al pelo. Si tenéis la oportunidad de probarlo, hacedlo, porque os va a encantar. Una pequeña gota del tamaño de un grano de arroz es suficiente para un cabello de longitud media como el mío.

Ma-Hair, de MamaZebra

Mama zebra

Ya hablé de este sérum aquí y aquí. Y sí, sigo pensando lo mismo. Me tiene enganchada: lo uso con el cabello húmedo tras la ducha los días en los que he aplicado mascarilla o cuando considero que no necesita demasiada hidratación; o con el cabello seco después del secador y la plancha; o en cualquier momento del día si veo que tiene poca luz. Voy probándolo en diferentes escenarios y el resultado siempre es muy bueno.

A pesar de ser un aceite potente, pues entre sus ingredientes están el Argán, la Oliva y el Trigo (ahí es nada, toma chute de hidratación), no resulta nada pesado para el cabello. Lo adoro. Se da la casualidad de que cuando lo he usado alguna que otra vez me han preguntado por “las nuevas mechas rubias” que me he puesto. Nada de eso: mi cabello es originariamente castaño con ciertos reflejos -muy leves- rubios. Con este aceite, al parecer, esos reflejos míos tan vergonzosos se atreven a dar la cara y embellecen mi humilde cabellera. Nada es casual: cuanto más hidratado está un cabello, más brillo tiene. Y a mayor brillo, mayor lucimiento, lo que provoca que los colores se vean más vibrantes.

Protector Térmico ‘Volumen’, de Elnett Satin (L’Oréal Paris)

Protector Elnett Satin Loreal Volumen

Ya he probado varios protectores térmicos, pero ninguno se ajusta tanto a mis necesidades como lo hace éste. Existen tres versiones de ese protector/fijador de L’Oréal Paris: para alisar, para rizar y para dar volumen. Y como sabéis, el volumen es mi obsesión.

Cumple lo que promete, a medias. Según la firma, este producto aporta un volumen espectacular durante tres días. Volumen da; espectacular, depende de para quién; lo de los tres días es, directamente, mentira. Aun así, me gusta mucho y no espero cambiar de protector en los próximos meses. No engrasa las raíces, no apelmaza ni se siente pegajoso en el cabello.

Protector Elnett

Tres o cuatro pulverizaciones son suficientes para un corte como el mío, evitando el cuero cabelludo. Después procedo a secar de la manera habitual, y utilizo tenacillas o plancha sin necesidad de volver a aplicar el producto. Aunque es cierto que no dura tres días, es un volumen notable que puede llegar a aguantar el día y pico. No seáis demasiado generosas con el “pico”. Y como es mejor que nada, a mí me vale.

Un buen cepillo anti-tirones

10. Cepillo ID Italian (FILEminimizer)

Esta es una de las claves, o una de esas Teclas a las que suele hacer referencia mi padre, en lo que a cuidado del cabello se refiere. Un cepillo que no tenga buena calidad puede destrozarnos la melena leonesa que estamos buscando, así que lo más sensato sería hacerse con una herramienta que desenrede sin dar tirones y sin rompernos demasiados pelos.

Me refiero a cepillos estilo Tangle Teezer, cuyas púas sean flexibles y mejoren una de las más traumáticas experiencias de casi toda niña. Y si os peinaba vuestro padre para ir al cole, sabéis a lo que me refiero.

Lo cierto es que yo he probado ya el Tangle Teezer, y aunque funciona a las mil maravillas no es el tipo de herramienta que yo busco, ya que para mí es mucho más sencillo usar un cepillo que tenga mango. El que yo ando utilizando no es que sea el mejor del mercado, pero sí funciona genial y desenreda muy rápidamente. En concreto, adquirí el de la imagen, de la firma ID Italian, en Primor. No recuerdo el precio, pero no superaba los tres euros. No lo he visto en la web de la perfumería, pero en las tiendas físicas sí lo he visto un par de veces. Si no, incluso en Mercadona hay uno muy similar.

Del mismo modo, no todo se reduce a la herramienta, sino que también hay que tener cierta destreza. Es muy importante peinar el cabello en secciones y siempre comenzar desenredando las puntas, luego los medios, y luego a la raíz. Si lo hacéis así, veréis que la tarea se hace mucho más sencilla, mis sobrinas dan fe.

Cepillo de aire rotativo iPro 800, de Babyliss

cepillo de aire rotativo babyiliss iPro 800

Siempre procuro, sobre todo por la flojera que me entra al tener que usar secador en verano, dejar que el cabello comience a secarse al aire. Cuando ya solo queda una leve humedad, ataco con un secador (el que yo tengo es el Expert D341E de Babyliss), o con uno de los mejores inventos con los que me he topado: el Cepillo de aire rotativo iPro 800, también de Babyliss. Desde mi punto de vista, simplifica hasta el límite el alisado manual de toda la vida, para el que necesitabas un secador, un cepillo moldeador de un tamaño adecuado y un par de manos más de las que traemos de serie. Como no podía esperar a que me crecieran dos brazos más, el cepillo rotativo de Babyliss me ha facilitado la vida muchísimo.

cepillo de aire rotativo babyiliss iPro 800

Es muy sencillo de usar, no pega tirones, no se atasca, no encrespa, es fantástico. Tiene dos velocidades de aire caliente y una de aire frío para fijar el peinado; y trae dos cepillos intercambiables, uno de 35mm y otro de 50mm, que es el que yo uso.

Esta fue una gran adquisición y estaba deseando hablaros de él en un post de favoritos. ¡Así que ahí lo dejo!

Champú en seco XXL, de Batiste

Batiste XXL

Suelo lavarme el cabello unas tres veces en semana. Al menos es lo que tengo planeado, aunque no siempre es así. Para aquellos días en los que me lo veo con un poco de sudor, indomable, o que simplemente no sé qué hacer con él pero no tengo tiempo de lavármelo y peinármelo, tiro de este producto de Batiste.

Igual si os cuento que es mi mejor amigo pensaréis, muy acertadamente, que debería salir a la calle más a menudo y comenzar a relacionarme con seres humanos. ¡Pero es que es cierto! Nunca me falla. Aplico en las raíces, masajeo con las yemas de los dedos hasta retirar el residuo grisáceo y listo. Lo que suelo hacer después es aprovechar la cantidad de volumen sobrenatural que me deja el champú para hacerme una coleta con tupé o un recogido abombado. Creedme, es una maravilla para dar ese volumen que nos falta a las “pelolacio”.

ibizabeautyblog instagram

¡Y eso es todo! Espero que os sea útil esta entrada con mis favoritos para cabello y que me dejéis vuestras opiniones en forma de comentario adorable, así como cualquier duda, sugerencia o recomendación de productos que os funcionen tan bien. ¡Os contestaré lo antes posible!

¡Hasta pronto!

IBIZABEAUTYBLOG

 

Evento | III Desayuno Blogger Sevilla

banner3

Allá por el mes de octubre, mi querida Xiito (Mis Potingadas y Más) celebró el III Desayuno Blogger de Sevilla. Unas semanas antes, la susodicha me confirmó que estaba entre las bloggeras seleccionadas para acudir al evento, igual que ocurrió en la segunda edición. A pesar de repetir -como si hubiera algún tipo de pesar por acudir eventos donde te regalan potingues-, desde que me enteré tuve mucha ilusión por la cita.

Para los que no conozcan en qué consisten los Desayunos Blogger, yo lo explico brevemente: una bloggera organiza en un local un evento para que otras bloggeras conozcan y prueben productos de marcas más o menos conocidas que se han prestado para la ocasión. Esa es la esencia. Como digo, la anfitriona del acto fue Xiito, el lugar elegido fue la cafetería White Bar Sevilla y los blogs cuyas editoras estaban invitadas fuimos: El Diario de Marian, El Tocador de Larissa, La Casa de los Potis, Crónicas de Belleza, Coulant de Turrón, Bat Girl Make Up, Nail Wish, Marina Make Up Blog, Mis Potingadas y Más y yo.

0042a

La cafetería White Bar Sevilla está situada en la Avenida de la Constitución, en el mismísimo centro de la ciudad. A pesar de tener una terraza con unas vistas privilegiadas al imponente Hotel Alfonso XIII, el desayuno tuvo lugar dentro. Yo llegué unos minutos antes de la hora oficial, igual que la mayor parte de las compañeras, y allí nos encontramos una especie de mostrador repleto de bolsas, cajitas, esmaltes y botes que nos hacían arañarnos la cara de pura curiosidad. Por suerte, eso solo es una licencia poética que me acabo de tomar.

En cuanto al desayuno, nos recibieron con unas pastas de té en la mesa, y más tarde pudimos probar fruta fresca, zumos, tés y tostadas. ¡Todo buenísimo!

A la cita asistió también una joven fotógrafa que apunta maneras, Myriam Ávila. Ella se encargó de capturar los momentos más interesantes del desayuno. Os animo a que veáis sus trabajos en su web, porque tiene una visión muy particular de ver el mundo y que a mí, personalmente, me gusta mucho. Os dejaré algunas de sus fotos en este post.

A continuación, paso a detallar los productos que yo he podido probar gracias a las empresas colaboradoras.

Potingues Verdes 

Se trata de una web que vende online productos ecológicos. Yo no estoy muy metida en el ecomundo, francamente, pero lo poco que he probado me ha funcionado bastante bien. Xiito se encargó de presentarnos la gama de productos que se puede encontrar en Potingues Verdes y, sí, tienen de todo. Cuidados capilares, corporales, faciales, solares, tratamientos, mascarillas…

Naobay

En el Desayuno, se hizo un sorteo entre todas las chicas que estábamos allí, del que salí obsequiada con unas muestras de dos cremas hidratantes de la firma Naobay, que seguro que aprovecharé cuando vaya de viaje.

Interapothek

En esta ocasión, se trataba de una empresa de productos farmacéuticos que tiene su propia línea, en la que podemos encontrar todo tipo de elementos, desde jabones hasta cuidado bucodental, pasando por cosmética y tratamientos.

Interapothek

De aquí sí salimos todas con los mismos productos. Con tres, nada más y nada menos: una minitalla de Aceite de almendras dulces (link aquí), un básico para hidratar, nutrir y regenerar la piel y el cabello (buenísimo para las estrías); Gel Cero + Argán, un gel de baño sin parabenos, ni colorantes, ni fenoxietanol, biodegradable y especialmente formulado para las pieles sensibles (link aquí); y, por último, Gel contorno de ojos extremo antifatiga, que proporciona un efecto frío en la zona de la ojera para despertar la mirada y eliminar las antiestéticas bolsas (link aquí).

Siendo honesta, el contorno de ojos es lo que más ilusión me hizo, ya que es precisamente algo que llevaba tiempo buscando. Este de Interapothek es en roll on (algo que me encanta), hidratante y contiene ácido hialurónico, una sustancia que consigue aumentar el nivel de hidratación de la piel y, así, presentarla más tersa y radiante. Aún no lo he probado, ya que actualmente estoy usando el Génifique Yeux de Lancôme.

Adonia Natur

Con dos tiendas físicas en Barcelona, Adonia fue presentada en el III Desayuno Blogger de Sevilla como una de las tiendas líderes del sector en España. En su web, de aspecto profesional y muy intuitiva, se pueden realizar también compras online. Adonia trabaja con marcas ecológicas como Kivvi, Madara, Matarrania, Cattier o Caudalie, entre otras.

1 (FILEminimizer)

En esta ocasión, Xiito realizó un sorteo para repartir los productos y yo tuve muchísima suerte, ya que me tocó una crema que me encanta desde que la probé. Y me refiero a la Body Marmalade de limón y menta de Kivvi (link aquí). Hablaré de ella más adelante, pero por lo pronto anticipo que se trata de un bálsamo súper hidratante que huele a sugus de limón y es fresquísimo. Es un vicio aplicarlo en las zonas más secas del cuerpo… ¡qué delicia!

Madara Peel

El segundo producto de Adonia que se vino a casa conmigo es la Mascarilla Peel de Mádara (link aquí). Según explica el prospecto, se trata de un producto efecto peeling que elimina las impurezas externas de la piel gracias a los ácidos derivados de productos naturales como la fruta o el ácido láctico. Está especialmente indicada para pieles apagadas, con falta de luminosidad, manchas, poros tapados y acné. A priori, está hecha para pieles como la mía. Eso sí, no está recomendada para hipersensibles. Todavía no la he probado, pero no tardaré mucho en hacerlo.

Wapa Cosmetics

Esta fue la única empresa de productos de color que nos encontramos en el evento. Lo cierto es que era la primera vez que oía hablar de ella. Wapa Cosmetics no tiene venta online, sino que únicamente se pueden comprar sus productos en las tiendas físicas, repartidas en algunas ciudades de la geografía española.

10 (FILEminimizer)

Nos mandaron a cada una de las asistentes un esmalte. Los tonos los elegimos en un divertido sorteo que casi le cuesta la vida a más de una. A mí me tocó un color nude que me encantó, el nº 047. Francamente, nada ha vuelto a ser igual entre nosotras desde aquel “¡ese borgoña lo quiero yo!”. Durante las noches, comentarios del estilo “Qué suerte, te ha tocado el borgoña, jo”, siguen saliendo de las paredes del White Bar Sevilla.

Helixium by Skinature

Xiito presentó la marca Helixium, elaborada por el grupo Difefac. Allí descubrimos una serie de productos Bio, formulados con componentes como la Chayota o la Baba de Caracol. Todo muy bio. La empresa nos obsequió a todas las bloggers con un sérum para rostro y un contorno de ojos de la misma línea.

helixium skinature

8 (FILEminimizer)

Bien. Llevo desde noviembre utilizando ambos productos cada noche. En mi vida -en mi corta y acnéica vida- había tenido la piel del rostro tan igualada, suave e hidratada como la tengo ahora. Creo que, en gran medida, el mérito es de este sérum de Helixium (link aquí). Noto muchísimo cuándo lo uso y cuándo prescindo de él. Sin duda, es uno de mis productos favoritos del año. Y si me apura la cosa, de toda mi vida. El contorno es un producto también muy interesante, ya que noto la zona realmente despejada a la mañana siguiente (link aquí). El hecho de que el aplicador sea en roll on, me gusta muchísimo, puesto que el metal es algo frío y ayuda a descongestionar la zona.

Mundo Natural

Desde el principio del Desayuno, había en el “mostrador” perfectamente colocadas unas diez bolsas negras con líneas rojas que nos llamaron la atención. Tanto como los destellos de luz a las urracas. Tenían un poder para desconcentrarme abrumador. A mí, con lo difícil que es desconcentrarme -todo mentira-.

Cuando llegó el turno de la bolsa roja y negra, cada una recibió la suya de manos de Xiito. Al abrirla, un montón de olores ricos inundaron la estancia del White Bar Sevilla. De mi bolsa se desprendían olores como el té, la manzanilla o el azahar. Absolutamente delicioso.

Lo que había dentro de la codiciada bolsa no podía ser otra cosa que jabones artesanales. Estos en concreto procedían de Mundo Natural, una empresa especializada en jabones naturales y artesanales, y todo tipo de producto para el baño, como sales, incienso, bombas y burbujas.

Estos días he estado echando un vistazo a la web, donde también se puede comprar online, y es fantástica. Tienen jabones en pastilla de todo tipo y que se ajustan a cualquier necesidad: té verde (pieles acnéicas), arcilla roja (pieles grasas), algas marinas (celulitis), almendras (exfoliante), vitamina E (reafirmante), incluso de cerveza (hidratante, antimanchas, antarrugas) o de vino tinto (antioxidante, cicatrizante). Y en ningún caso he visto precios superiores a los cuatro euros. Así, merece mucho la pena probarlos.

3 (FILEminimizer)

Después de hacer algún cambio con las chicas, me tocaron dos de los jabones que ya he citado: el de té verde (link aquí) y el de arcilla roja (link aquí). Por lo pronto, solo he probado el primero. Esos días en los que tengo la cara con algún granito, lo uso y se seca rapidísimo. De hecho, lo he usado en la espalda, que también es zona de conflicto internacional, y funciona de manera fantástica. No tenía mucha fe en los jabones en pastilla, pero sí, son eficaces.

Iroha Nature

Esta empresa me dio otra alegría, ya que tenía muchísimas ganas de probar una mascarilla facial en formato tisú.

Iroha Nature está especializada en mascarillas para rostro, pero también para manos, pies y cuello. Me quedé muy sorprendida al conocer que existen mascarillas para el cuello. Como diría mi abuela, “ya está todo inventado”.

2 (FILEminimizer)

Tras otro sorteo, a mí me tocó la Mascarilla facial intensiva hidratante, con té verde, aloe vera y ácido hialurónico (link aquí). La probé hace unas semanas tras realizarme una limpieza facial casera y el resultado fue estupendo. El rostro se quedó calmado, hidratado y luminoso. En cuanto tenga la oportunidad, me haré con más, porque me ha parecido un producto genial.

Cosmética Divinas

Antes de que nos la presentaran en el Desayuno, ya conocía esta web. La había visitado un par de veces buscando productos de Natura Sibérica, que tan buena fama tienen por la blogosfera. Desde entonces, les seguía la pista por Instagram por si algún día me animaba a dar el paso con la cosmética ecológica.

5 (FILEminimizer)

Las chicas de Cosméticas Divinas se disculparon, a través de una misiva, por no haber podido asistir personalmente al evento. Gesto que, al menos a mí, me gustó mucho. Junto con la carta, nos regalaron una bolsa de tela (siempre útil) que contenía varias cosas. A saber: Crema Equilibrante Antioxidante, para piel mixta y grasa, de Natural Carol, (click aquí); Desmaquillante para ojos y labios Waterproof Makeup Remover, de Kueshi (link aquí); Minitalla de ‘Agua Florida’ de Ainea (click aquí); y tres muestras de cremas hidratantes de Kueshi.

Tal y como nos explicó Xiito, en ausencia de las propietarias, Cosméticas Divinas ofrece servicios de asesoría en cosmética y nutrición, campos en los que son expertos. Además, disponen de su tienda online desde la que se pueden adquirir sus productos.

Eso es todo. Como en la anterior ocasión, no quiero firmar el post sin terminar agradeciendo a todas las empresas (y a Xiito, las razones son obvias) por haber confiado en nosotras, las bloggeras. Creo que muchas veces no somos conscientes del sacrificio que supone para los pequeños y medianos negocios enviar tal cantidad de productos de manera gratuita y a ciegas. Por lo pronto, espero que esa inversión sea siempre positiva para todo el mundo.

0428

¡Hasta la próxima!

B.


Todos los productos que aparecen en este post han sido enviados de manera gratuita por las empresas arriba mencionadas. No obstante, IbizaBeautyBlog es un espacio que yo misma gestiono y en el que disfruto de total libertad de opinión y pensamiento. Y así seguirá siendo, por los siglos de los siglos. Amén.

Mi Beauty Blender de Birchbox tiene moho: mi experiencia

Escribo este post para contaros cómo ha ido desarrollándose mi caso con Birchbox y la partida de Beauty Blender con moho, su reacción, mi reacción y la resolución del problema. Este post estará sujeto a actualización a medida que Birchbox vaya moviendo ficha.

birchbox moho beauty blender

Comienzo por el principio, como todas las malas historias. Durante los meses de verano, la empresa de cajitas de belleza Birchbox publicitó a bombo y platillo que estaban de promoción con la esponjita Beauty Blender. Por 13€ te llevabas la caja del mes, la esponjita y el jabón para limpiarla. Yo ya tenía dos que había comprado unos cuantos -bastantes- meses antes en Primor. Estaba -y sigo estando- muy contenta con ellas, porque además de ser un instrumento que funciona a la perfección en maquillaje, son fáciles de limpiar y muy cómodas. Así que, como vi el pack de la esponja y el jabón a más del 50% de descuento de lo que acostumbra a costar, no me lo pensé.

Yo tuve suerte y a pesar de ser agosto la cajita me llegó a la semana. Muy rápido y todo perfecto. A los diez o quince días lavé por primera vez la Beauty Blender con su propio jabón y ¡sorpresa! Un reguero de agua rosa cayendo por el desagüe. Me impactó muchísimo que eso ocurriera porque nunca me había pasado con las otras Beauty Blender que tengo. Pensé que igual era cosa del jabón, que era muy potente y su efecto limpiador podía desencadenar una pérdida de pigmento de la esponja. Nada más lejos de la realidad: fue probarlo con mis otras dos Beauty Blender (una rosa y una negra) y ninguna perdió un ápice de color. Pasaron las semanas y yo utilizaba mis tres esponjas siempre de la misma manera: mojar con agua hasta que se hincha, escurrir, eliminar restos de agua con un pañuelo de papel, utilizar con los productos de maquillaje, limpiar con el jabón de la firma y, finalmente, dejar secar encima de un mueble al lado de una ventana. Ese es y ha sido, desde que me compré la primera esponja hace algo más de un año, mi protocolo de actuación con Beauty Blender. Mientras tanto, la Beauty Blender de Birchbox era fácilmente identificable, dado que a pesar de las semanas y los lavados seguía tiñendo el agua de rosa.

Ya en septiembre, le apareció una mancha blanca que no se iba con el lavado. No le di mayor importancia hasta que vi que esa mancha blanca se convertía en marrón grisáceo. Dejé de usarla y la guardé en el cajón. A los diez días aproximadamente, la mancha era negra.

Casualidades de la vida, un par de días antes había visto una publicación en el Instagram de Daphne’s Cupcakes en la que se quejaba de que a su Beauty Blender, también proporcionada por Birchbox, le había salido moho. Y esa es la historia de cómo me enteré de que mi esponja tenía moho. Daphne y yo mantuvimos el contacto y me recomendó que presentara una queja a Birchbox, dado que se sospechaba que podría tratarse de una partida defectuosa. A Daphne, Birchbox le reenvió una esponja nueva de inmediato.

Cuando quise ponerme en contacto con Birchbox a través de su correo, ya era principios de noviembre. Varias chicas, algunas eran bloggers y otras eran usuarias corrientes, habían contactado conmigo para comentarme que se encontraban en mi misma situación. De ellas, algunas habían recibido un trato ejemplar desde Birchbox y le habían reenviado la esponja. Otras, como yo, solo recibimos unos consejos de “buenos usos” de nuestra esponja para que no nos volviera a ocurrir y una contundente afirmación de que no se hacían cargo de este problema, ya que desde el proveedor le habían asegurado que la partida estaba en perfecto estado.

Entonces, Birchbox, ¿por qué a unas chicas sí se las reenviáis y a otras no?

Yo me he puesto en contacto con Birchbox en tres ocasiones, las tres a través de correo electrónico. La primera vez me dijeron que la culpa, con toda seguridad –mentira número 1-, era mía y que, en ningún caso –mentira número 2-, se harían responsables de reenviar un producto que estaba en perfecto estado –mentira número 3-. Mi respuesta fue clara: ni es mi culpa (porque tengo otras esponjas desde hace algo más de un año que se conservan como el primer día), ni ellos habían negado siempre reenviar el producto.

Tras esto, volvieron a contestarme (más de cinco días después) para decirme lo mismo: que no era culpa de Birchbox y que no se hacían responsables. Por supuesto, no es culpa de Birchbox dado que no es esta empresa quien fabrica las esponjas, pero sí es quien me las ha proporcionado a mí, y mi reclamación debo hacérsela a ellos. Luego, Birchbox, que reclame a quien corresponda. Contesté ese mismo día con una pregunta: ¿Qué criterios seguís para el reenvío del producto?. Seis días después sigo esperando una respuesta a esa pregunta. He preguntado también por Instagram y, a las 14:30 horas del 15 de diciembre, siguen pasando de mi culo.

Cuento esto porque muchas veces me han llegado a decir que solo por ser blogger ya tenemos un trato prioritario o exclusivo. Y aquí puedo demostrar que nada de eso es cierto. O al menos, no lo es siempre. Ni siendo blogger, ni siendo usuaria, no pido más que otras, sino lo mismo que a otras chicas se les ha dado.

Iré modificando este post a medida que obtenga respuesta de la empresa.

Por lo pronto, #Birchboxnomola.

Actualización, día 16/12/2014

Tan solo quince minutos después publicar este post, Birchbox me envió un correo diciéndome que, en mi caso, también procederían a hacer el reenvío de la esponja. Por supuesto, el gesto venía con letra pequeña, que paso a indicar: tan solo se me devolvería en caso de haber pasado menos de 14 días naturales desde la recepción de la caja.

Y ampliaba la información: BEAUTYCOM se reserva el derecho a denegar la devolución bien por cuestiones de salud y/o higiene. 

Llegados a este punto, mi apreciación es que están tratando a las clientas como si fuéramos tontas. Primero no se hacen cargo porque es nuestra culpa, aunque hay chicas a las que sí se la reenvían. Luego dicen que nos la devuelven, pero solo si han pasado menos de catorce días desde su recepción, para quitarse así el muerto de encima alegando que es nuestra responsabilidad por no haber reclamado antes.

Considero esta excusa tan descaradamente absurda que hasta me ofende, porque Birchbox sabe perfectamente que estas esponjas fueron enviadas en verano. Con toda la honestidad que soy capaz de reunir a pesar de mi enfado, estimo que la gestión que están llevando a cabo es terriblemente pésima. Principalmente porque todavía hoy, más de un mes después de que las chicas afectadas denunciaran, ni siquiera Birchbox ha dado un paso adelante con un comunicado oficial.

Por si conocéis de alguna afectada más por esta cuestión, hay un grupo de Facebook que hace las veces de foro para tratar de reconducir esta situación.

Seguiremos informando…

Actualización, día 19/12/2014

El mismo día que publiqué la anterior actualización de este post, Birchbox volvió a ponerse en contacto conmigo. Conmigo y con toda la que los quiso oír en Twitter, donde finalmente reconocieron que habían hecho “algunas excepciones” a la hora de reenviar la Beauty Blender.

Vamos por el principio. Nada más actualizar esta entrada, postee tanto en Instagram como en Twitter que había novedades. A raíz de ahí, Birchbox respondió a mi tweet afirmando, de nuevo, que como ya me habían dicho a través de e-mail, no podían reponerme el producto. En principio, porque habían pasado más de 14 días desde su recepción.

¿Por qué no me creí esa excusa? Porque todas las chicas a las que sí se la han repuesto, hicieron la reclamación pasada la quincena. De hecho, Daphne lo ha reconocido así por Twitter. Por lo que, como ya dije en la actualización anterior, la excusa -porque no es otra cosa- es burdísima. Además de falsa.

Si os apetece, podéis leer la conversación que mantuvimos con Birchbox aquí. Aparecen todos los tweets.

El resumen de la misma es:

– Que para que Birchbox te haga caso tienes que quejarte públicamente a través de una plataforma blog.

– Los productos tienen una duración determinada. Según Birchbox (y según ellos, también la marca Beautyblender) las esponjas no duran en buen estado más de 6 meses. Entonces las mías, que tienen más de un año, son una anormalidad de otro planeta.

– Birchbox ha hecho excepciones a varias chicas a las que sí ha repuesto la Beauty Blender a pesar de haber pasado los 14 días y en ningún caso los 6 meses de “caducidad” de la esponja. Llegados a este punto, aclaro varias cosas:

  • Birchbox subraya que estudia “cada caso”. ¿Según qué criterios? Esa respuesta todavía no la sabemos.
  • Pésima gestión en la comunicación de Birchbox. A nivel de correo electrónico, contestan demasiado tarde y con mails genéricos. Demasiado tarde cuando este tema debería suponerles una mayor importancia, sobre todo a nivel de imagen. Por no hablar de lo que vimos en Twitter. Cualquiera que tenga un mínimo de conocimiento en Social Media sabe que jamás una empresa debe reconocer públicamente que da ciertas preferencias a unas clientas en detrimento de otras. Por si no estuviera ya bastante enfadada con que se lavan las manos, su gestión en redes está haciendo que me cabree aún más. Están desarrollando una gestión de crisis pésima que está provocando enfado a muchas personas.
  • No todas las clientas somos iguales para Birchbox. A pesar de que ellos aseguran que sí lo somos pero que “no todos los usos y condiciones de un producto lo son”. Mi respuesta fue sincera y clara: “Los usos y condiciones de un producto deben ser iguales cuando no es una la beauty blender con moho, sino más de 50”. Es algo generalizado y no derivado de un mal uso de la misma. Que no pongan esa excusa porque es absolutamente falsa. Yo sé cuidar perfectamente una Beauty Blender, igual que otras muchas personas. Y en ningún caso el moho ha aparecido por culpa de nuestra falta de conocimiento.
  • Un pedazo de aplauso como un castillo a Daphne’s Cupcake. Porque a pesar de ser ella una de las chicas a las que sí se le ha reenviado la esponja, ha dado la cara en todo momento por las suscriptoras a las que Birchbox ha abandonado. Ella fue la que le “recordó” públicamente a la empresa que ella había hecho la reclamación pasados los 14 días y que se la cambiaron sin mediar palabra y con muchísima amabilidad. Su experiencia y declaraciones son esenciales para seguir reclamando a Birchbox lo que es justo: que cumpla con todas las afectadas de la misma manera, sin preferencias ni privilegios.
  • Cuando volví a insistir en que se aclararan las condiciones de selección para el reenvío del producto, Birchbox pidió algo de tiempo alegando que escribirían un mail “explicando al detalle todo”. Algo que yo agradecí porque parecía que de una vez iban a tomar las riendas de la situación.

Ayer recibí ese mail, un mail genérico para las afectadas -aunque desconozco si a todas les llegó-, en el que se decía que se habían puesto en contacto con Beauty Blender a raíz de las opiniones vertidas en redes y blogs para verificar la calidad del producto. Beauty Blender, como no podía ser de otra manera, ha emitido un comunicado aclarando que los productos son verdaderos -no me cabe duda- y que están fabricados con “espuma de tecnología exclusiva”. Llegados a este punto, voy a coger con pinzas eso, puesto que no es ni medio normal que una esponja que está hecha para trabajar en húmedo sufra de hongos por humedad. ¡No es normal porque a las mías no les ha pasado jamás!

Y el correo sigue con las instrucciones de uso de la “esponja de tecnología exclusiva”, que recomiendan renovar pasados los 90 días. Indignante.

Por lo visto, para Birchbox el último mail es el que cierra este asunto, dado que hace unos días también enviaron la calificación del servicio de atención al cliente. No sé si eso tendrá algo que ver, pero en cualquier caso es una mala señal.

 

Lo único que espero de esta empresa es honestidad. Que reconozcan que se han equivocado públicamente, que no hay clientas mejores ni clientas peores y que reembolsen el dinero o reemplacen el producto, como toda empresa debe hacer, independientemente de que lo fabrique o no. Esto es muy sencillo: si yo compro una sombra de Chanel en El Corte Inglés y ésta viene defectuosa, yo voy a El Corte Inglés a reclamar, que es donde la he comprado. No me voy a la sede de Chanel en París a pedir que me la cambien. En esta cuestión, el distribuidor es Birchbox y son ellos quienes deben hacerse cargo de la situación.

Vuelvan a ponerse en contacto o no con nosotras, estaremos pendiente a los acontecimientos.

Lo que no se cuenta de las grandes empresas de cosméticos: el poder de unos pocos

Esta entrada va a ser muy diferente a lo que se suele ver por aquí. Básicamente, lo que intento hacer hoy es arrojar un poco de luz sobre las grandes empresas de cosméticos. No quiero que este post resulte maniqueo, yo no soy la vicaria de la moral en la tierra, que para eso ya están otros. Mi pretensión no es otra que informar. Es más, todo lo que os voy a contar lo tenéis en internet, solo hay que escarbar. Ni esto es un secreto, ni estoy abriendo la caja de pandora.

Y os preguntaréis: ¿y a mí qué carajo me importa todo esto? Y yo os contesto: depende de ti. Depende de lo que te importa a ti conocer a quién le estás comprando.

Hoy en día, el mundo -y con esta palabra amplia me refiero al dinero, ergo el poder– está en manos de unos pocos. La publicidad está para, entre otras cosas, hacernos creer que esos pocos están en el mundo para darnos lo que nosotros necesitamos. Pero precisamente esas necesidades vienen creadas por ellos. Y aquí es donde entra la importancia del mundo blogger. ¿Es casualidad que a muchas de las bloggeras más conocidas les guste el mismo producto en el mismo mes? Yo no creo en las casualidades, y menos si se trata de engordar las ventas de las grandes empresas. Y es que el mundo blogger, gracias a su cercanía para con el público -y potencial consumidor- es la nueva plataforma de publicidad, y probablemente la más efectiva de la historia. Pero ese es un tema del que hablaremos en otro post.

empresas

Hoy nos interesa quedarnos en la cuestión de las grandes empresas cosméticas. La hipótesis que pretendo probar hoy es que son muy pocas las empresas que mueven el grueso comercial de este mundo que tanto nos gusta. Y que las etiquetas “No testado en animales”, “Cruelty free”, “Ingredientes naturales” o “Comercio justo”  no son más que una mera estrategia de venta.

Ejemplo práctico: la moda. Nos guste más o nos guste menos, el mundo de la moda no es más que un invento para vender ropa cada temporada. Nuevos tejidos, nuevas tendencias, nuevos estampados… es lo que se lleva: lo que nos dicen que se lleva. O compras o estás fuera. Las modas, en cualquier ámbito, son un invento del mercado para vender, para indicarte que lo que compraste hace unos meses ya está obsoleto, ya no sirve y ahora tienes que comprar otra cosa. El mundo de la cosmética no iba a ser menos.

Por si fuera poco, todas las empresas saben que hay diferentes tipos de clientes. Están los sibaritas, los amantes del lujo, que pagan por la marca y están encantados de hacerlo. También están los que quieren comprar lujo pero no pueden porque no tienen suficiente potencial económico como para hacerlo. Inevitablemente, están también los que ajustan sus compras a su limitado presupuesto. Y, muy de moda -volvemos a las modas-, están los amantes de los productos naturales o que no testan en animales. En definitiva, todos ellos clientes que compran, y que querrán hacerlo si ellas-las grandes empresas- les crean la necesidad.

Así, aparecen firmas que imitan los productos más deseados, como es el caso de Revolution Make Up London; firmas que suben sus precios para diferenciarse, como NARS o MAC; o firmas como Urban Decay, que se esfuerzan en hacer campaña para presumir de que ellos no testan en animales, tal y como reza uno de sus lemas “No testamos en animales ¿Quién podría hacerlo?”. Nos decantamos por comprar a una o a otra empresa puesto que esa será la que mejor responda a nuestros intereses, tanto económicos como morales.

Y las grandes empresas se conforman a partir de ahí. Porque es mejor copar todos los tipos de clientes a que lo haga la competencia.

Dicho esto, vamos al meollo de la cuestión.

1. Estée Lauder: es la matriz de firmas como la propia Estée Lauder, MAC, Bobbi Brown, Clinique, Aveda, La Mer u Origins.

2. Unilever: multinacional británico-neerlandesa, que surgió en 1930 de la unión de una empresa de margarina y otra de jabón. Axe, Dove, Pond’s, TresSemmé, Rexona o Timotei forman parte de esta multinacional.

3. Procter&Gamble: desde champús anticaspa a comida de perros, pasando por cuchillas de afeitar o medicamentos (con y sin receta médica). Algunas de las filiales de P&G son: Wella, Pantene, Herbal Essences, H&S, Sebastian Professional, Gillette, Tampax, Ariel, Fairy, Don Limpio, Vicks Vapo Rub, Oral-B, Olay, Max Factor, Cover Girl, Eukanuba o Duracell.

4. Revlon Group, Inc: la historia de Revlon es bastante curiosa. Durante la Segunda Guerra Mundial, fabricó productos para el Ejército de Estados Unidos, y en 1943 anexiona la empresa Graef&Schmidt, que fabricaba cuchillería y que el gobierno estadounidense confisca por sus lazos comerciales con la Alemania nazi. Ahí es nada. En la actualidad, Revlon Group, Inc es propietaria de firmas como Revlon, Almay o Sinful Colors.

5. LVMH Moët Hennessy· Louis Vuitton S.A. (LVMH): por su nombre ya se puede deducir que sus productos no los vamos a encontrar en Los Chinos del barrio. Este conglomerado francés produce y comercializa bienes de lujo. El principal propietario de la matriz es la empresa Christian Dior, con algo más del 40 por ciento de las acciones. Entre las firmas cosméticas de LVMH están: Benefit, Guerlain, Make Up For Ever, Dior o Loewe. Y, por supuesto, Sephora pertenece a este conglomerado francés.

6. Shiseido: la empresa cosmética más grande de Japón, país de origen. Fundada en 1872, es una de las compañías de cosméticos más antiguas. Entre sus filiales: Bare Escentuals o NARS, y otras que no he escuchado en la vida.

7. Johnson & Johnson: es pensar el nombre de esta empresa y me pongo tierna, porque me recuerda a mi infancia. Empresa farmacéutica americana fundada en 1886. Tiene innumerables empresas subsidiarias. Producen marcas que nos resultan tan familiares como: Clean&Clear, Neutrogena, Roc, Le Petit Marseillais, Carefree o los propios productos Johnson & Johnson, destinados a los más pequeños.

8. L’Oréal: es, sin lugar a dudas, la joya de la corona. De ella se desprenden las siguientes firmas: Lancôme, Giorgio Armani, Yves Saint Laurent, Biotherm, Kiehl’s, Ralph Lauren, Shu Uemura, Cacharel, Helena Rubinstein, Clarisonic, Urban Decay, Vichy, La Roche-Posay, SkinCeuticals, Innéov, L’Oréal Paris, Garnier, Maybelline New York, Essie, The Body Shop, L’Oréal Professionnel, Kérastase y Redken, entre otras.Como podemos observar, los de L’Oréal se han preocupado bastante en diversificar sus productos según el tipo de consumidor –al tipo de bolsillo– al que quieren llegar.

Y este es el ejemplo claro de que ‘Cruelty Free’ no es más que una etiqueta de venta. Ya que, todavía hoy, esta gran empresa no ha dejado de experimentar con animales de manera definitiva. No obstante, una de sus filiales, Urban Decay utiliza la particularidad de no testar en adorables conejitos como estrategia publicitaria. Curioso cuanto menos, ¿no? Probado: si te gustan los conejitos podrás comprar a Urban Decay, y enriquecerás a una marca que sí testa en animales, sin resquemor. Si te importan un pimiento los conejitos, perritos y monitos, también. Fácil.

Estas ocho son solo una selección que yo he hecho arbitrariamente. Cogí veinte productos de mi tocador y les busqué la procedencia. Hay otras como Coty, Inc., Cosnova, Elizabeth Arden, Bourjois-Chanel (vía Familia Wertheimer)… incluso Deliplús.

Evidentemente, esto es sólo información. Vosotros la tenéis, igual que la tengo yo. El consumismo, por supuesto, no es negativo si se hace de forma responsable y con el conocimiento de las estrategias de aquellos a los que compramos.

Espero que os sirva de ayuda y os aporte algo nuevo.

¡Hasta la próxima!

B.