Evento: #DesayunoBloggerSevilla2

¡Muy buenas!

Vuelve a cumplirse eso de “nunca es tarde si la dicha es buena”. Tarde, pero llega, al fin y al cabo, este post sobre el segundo Desayuno Blogger de Sevilla, organizado por Xiito del blog ‘Mis Potingadas y Más’.

desayuno2

Para los que no estén al tanto de las redes sociales, este evento consiste en una quedada matutina entre bloggeras de belleza para conocer productos de firmas que se prestan a ello. En Sevilla, es Xiito quien está organizando los Desayunos y, solamente si tenéis un blog, podéis apuntaros en su página de FB para asistir a los próximos que se realicen, una vez que ella lance el aviso por esa plataforma.

Antes de comenzar el post quisiera destacar una cuestión. Todos y cada uno de los productos que figuran en esta entrada me han sido obsequiados (de manera gratuita) a razón de ser bloggera. No obstante, IbizaBeautyBlog es un espacio que yo misma gestiono y en el que disfruto de total libertad de opinión y pensamiento. Y así seguirá siendo, por los siglos de los siglos. Amén.

Aclarado el asunto, vamos con el evento, las empresas que participaron y los productos de los que yo estoy disfrutando en casa desde hace unas semanas.

DSC_1247

El desayuno, propiamente dicho, tuvo lugar en una preciosa y pequeña cafetería de estilo vintage, Ofelia Bakery (Cuesta del Rosario, 16 – Sevilla). Los cupcakes, tés y zumos que tuvimos el placer de probar son una delicia. Lo bueno de la localización es que si te hartas a pastelillos, puedes salir de allí rodando. Ventajas que tiene Sevilla.

DSC_1284

En primer lugar, la empresa Young Mi Cosmetics fue la que inauguró la ronda de presentaciones. Su propietario, Miguel, se encargó de hacerlo a las mil maravillas. De su pequeña maleta (de la misma marca que el bolso de Mary Poppins) fue sacando botes y botes de cosmética koreana para que pudiéramos palpar y oler los productos que él distribuye. Algunos muy interesantes, como un parche detox que se adhiere a la planta del pie antes de ir a dormir. A la mañana siguiente, dice, aparece de color marrón debido a la cantidad de toxinas que extrae del cuerpo. Tengo uno en casa y me da miedo probarlo.

DSC_1290

Mascarillas, jabones de oxígeno, exfoliantes de azúcar moreno, tratamientos anti-acné, hidratantes corporales, sérums para favorecer el crecimiento de pestañas… ¡tardamos más de una hora en verlos todos! Sin duda, muy interesante e instructiva su charla. Y Miguel, un encanto que supo resolver todas nuestras dudas.

DSC_0945

Tras Miguel y Young Mi, Xiito tomó las riendas de las presentaciones y nos encandiló con los jabones de Marieta Soaps. Las fotografías, los colores, las formas y aromas de sus productos desprenden un gusto exquisito y mucho mimo en su elaboración. Y si os pasáis por su web, entenderéis de qué os hablo. En este caso, todas pudimos llevarnos un tarro con cuatro dados de exfoliante corporal aromático. Como nos gusta probarlo todo, aprovechamos que cada una tenía un aroma diferente para hacer un intercambio. En la imagen podéis ver varios, pero yo, que soy una sevillana postiza, me quedo con el de Azahar. ¡Qué maravilla y cómo deja la piel! Exfolia a la vez que hidrata gracias a sus ingredientes, entre los que se encuentra el aceite de oliva.

DSC_0953

Tras los jabones preciosos de Marieta, llegó Cellublue. Visto de lejos parecía una copa menstrual, y hasta me gustó la idea. Visto de cerca, era demasiado grande y, si era una copa menstrual -oh, Dios mío-, no era para mí. Nada más lejos de la realidad: Cellublue es un instrumento para favorecer la eterna lucha contra la celulitis. Según nos explicó Xiito, este aparato succiona la piel y realiza la técnica “Pallpate-roll“. Conviene usarlo con algún tipo de aceite que facilite su deslizamiento por la piel. Todas nos pudimos llevar a casa uno dentro de su bolsita para ponerlos a prueba. En cuanto le pille el truco, comentaré.

DSC_0959

Parece ser que con el antojo de copas menstruales y la posterior decepción que yo había almacenado en ese momento, Value llegó para guiñarme un ojo con su tampón sin cordón Confort 365. Según especifica la caja, con él puesto puedes hacer todas las acrobacias y portés que necesites incluso en los días de manchado. Todas las chicas recibimos una cajita con tres ejemplares.

DSC_0971

Laboratorios Vesna fue la siguiente. Tras un repaso por sus cosméticos orgánicos ecológicos, nos regalaron cuatro geles de baño y dos hidratantes. Lo curioso de esta firma, L’arisse, es que los ingredientes clave son los vegetales, verduras y frutas. Así, los geles que nos llevamos a casa tenían olores tan especiales como la rosa, el grano de café, el melón o la ciruela. Y aseguro que los olores que desprenden son totalmente fieles a la realidad.

Ya he probado uno de sus geles, el de melón, y me parece de lo más reseñable. El resultado es una piel hidratada, aunque sea un gel y no una crema. A pesar de que el olor no perdura más de unas horas en la piel, es muy agradable ducharse con aromas afrutados. En cuanto a las cremas hidratantes, mi laudo no es tan positivo. Y es que no me ha terminado de gustar el cuerpo, la textura, de la propia crema. Para que nos entendamos, parece mahonesa cortada. Aunque el olor es agradable y el producto es efectivo en cuando a su hidratación, no me termina de convencer porque no tiene textura de crema homogénea.

La que me conozca, aunque sea fugazmente, sabe la ilusión que me hizo saber que una marca que venía de mi tierra había querido participar en el Desayuno. Mar de Ibiza prometía traer dentro de un perfume y en sus jabones las fragancias de la isla que me vio nacer. A pesar de que yo no terminé de reconocer a mi tierra ahí, sí que es verdad que los formatos que presentan son preciosos. Las fotos que muestro son las promocionales de la propia empresa.

image_token_ee601a3322bb7e9ca786136601953e91ffbc14e1 (2)

Más suerte no pude tener, ya que se sortearon los productos ibicencos y me tocaron los dos a mí. ¿Será el karma?

image_token_a189db43160af333fbce8bbdb074b090fac7b7c8

Otra firma cuyos productos cruzaron el Mediterráneo para desayunar con nosotras era Agua de Mallorca. Otra firma balear que también enfrasca las esencias de, esta vez, la isla grande. Xiito sorteó unos jabones preciosos y un perfume muy fresco y agradable, pero esta vez corrí peor suerte.

DSC_1381

Etre Belle también formó parte de la cartera de firmas y conocimos algunos de sus best-sellers. Se sortearon dos productos, una base de maquillaje y una hidratante antiedad.

DSC_0057

Creo que yo era la única que estaba en la mesa de Ofelia Bakery que no conocía a Abéñula. Al parecer, se trata de una firma conocidísima entre nuestras mayores, quienes la empleaban para el cuidado oftalmológico, pero también para desmaquillar y cuidar las pestañas.

DSC_1339

Xiito nos explicó, gráficamente, cómo se utiliza Abéñula. Ahora a ver si a mí me sale tan bien como a ella y puedo vivir para contar mi experiencia.

DSC_0943

Bisubox fue toda una sorpresa. No tenía la menor idea (sí, estoy quedando de ignorante) de que hubiera cajitas mensuales de accesorios y bisutería. Bisubox es una de ellas y nos regaló a cada bloggera una cajita con varios accesorios dentro. Aunque había varios modelos diferentes, a mí me tocó la que aparece en la imagen superior. Dentro se escondía un bolsito, un monedero muy cuco, un brazalete, unos pendientes y un pañuelo de print floral. Nos hizo tanta ilusión que hubieran tenido el detalle de entregar una caja por blogger que hice un vídeo para Instagram. En realidad nos sorprendió mucho, pero si se perciben sobreactuaciones en la escena, que se sepa que es porque hubo que hacer dos tomas y algunas se salieron del personaje.

DSC_0964

Instituto Español fue otra de las firmas que nos acompañaron. Esa sí, esa sí que sí que la conocía ya. Además de hacer un repaso por sus geles y cremas, se hizo un sorteo y se nos entregó a cada una un sobre con una infinidad de muestras. Lo cierto es que esta firma es conocida por su calidad a buen precio, además de por tratarse de una marca España. Pero de la Marca España buena, válgame Dios.

Para cerrar, conocimos las firmas con las que trabajan en Maquillaje Total. Todos productos de cosmética natural, como Natura Sibérica o Cattier. Se sortearon varias tallas, entre las que se encontraba la mascarilla de arcilla verde de Cattier (a la que le tengo el ojo echado).

DSC_0951

DSC_0952

 

Al final, me llevé a casa este original exfoliante natural para pies de Terrafeet, hecho de arcilla.

Y así finalizó esta jornada con los ingredientes inmejorables para pasar un día de órdago: potingues, cupcakes y muchas risas.

DSC_6181

No puedo terminar este post sin mencionar, de nuevo, a Xiito. Y es que, muchas veces, se cae en el error de que los eventos de este tipo se limitan a disfrutar y a recoger regalos. Puede que para las bloggeras que vamos de asistentes sí sea así. Pero considero que es de justicia reconocer públicamente el trabajo que entraña organizar, con empresas y con bloggeras, una quedada de esta envergadura. Esta semana hemos conocido que su blog está en dentro de los 20 más votados para optar a los Premios Bitácoras en la categoría de belleza. Y aunque la victoria se le antoja harto complicada, el mero hecho de estar entre las favoritas del público ya es un triunfo por sí mismo. Que eso sirva para reconocer el trabajo que se pega la pelirroja de bote. Xiito, gracias.

Xiito Mis potingadas y mas

¡Hasta la próxima!

B.

Post-traumático: un día en el Salon Look 2014

¡Feliz domingo!

salon look 2014

En este post pretendo contar cómo fue mi experiencia en el Salon Look 2014,  que he tenido oportunidad de visitar este fin de semana junto a unas buenas amigas bloggers. A modo de conclusión general, puedo decir que es una feria con más vistas a minoristas y distribuidores que a meros consumidores. Eso sí, suele haber chollos, regalos Sigue leyendo “Post-traumático: un día en el Salon Look 2014”

Se acabó, porque yo me lo propuse ¿y sufrí?: Productos Terminados (Vol. I)

En un principio, no tenía muy claro que quisiera mostrar en el blog las cosas que termino. Básicamente, porque me parecen feas las fotos de botes vacíos. Pero como sé que puede resultar práctico a la hora de hacerse una idea global sobre los productos para valorar si hacer o no la inversión, pues aquí me tenéis. No hagamos esto más largo de lo necesario… ¡y saquemos los botes vacíos!

Solución Micelar Fisiológica, de La Roche-Posay

DSC_0524

Agua micelar para pieles sensibles. Según la firma francesa, no contiene alcohol, ni parabenes, ni colorantes y tampoco jabón. Es no comedogénica y contiene PH fisiológico. El formato es de 400 ml y caduca en seis meses tras su apertura.

A mí me ha durado, utilizándola a diario, unos cuatro meses. Desmaquilla a la perfección si el rostro no está excesivamente maquillado o se trata de productos no waterproof o de larga duración. No deja sensación pesada tras su aplicación, aunque yo terminaba lavándome el rostro después de su uso por costumbre.

La compré en perfumerías Aromas por unos 11 euros (estaba de promoción, creo que el precio real ronda los 16 euros). Y sí, repetiría en caso de necesitar un agua micelar.

Blue Herbal Gel Cleanser, de Kiehl’s

DSC_0540

Estuve utilizando este gel limpiador durante tres meses y no noté nada, como todo lo que he probado de esta firma. A pesar de que este en concreto pertenece a la gama especializada para pieles grasas con acné, no mejoró el estado de mi piel.

Contiene Ácido Salicílico, corteza de canela y aceite raíz de genjibre en un cómodo bote de 250 ml. El precio ronda los 19 euros, si no recuerdo mal.  Como punto positivo, puedo decir que “es fresquito”, pero ya está. Yo no repetiré.

DSC_0549

Si algo bueno tiene esta firma, además de dar muestras a diestro y siniestro para probar antes de comprar, es que puedes devolver el producto que has comprado si antes de los 21 días no te ha satisfecho. En tal caso, Kiehl’s reembolsa el importe del producto sin problema alguno. Como en este caso, ya pasé el límite de días… me lo tuve que comer con patatas.

Desmaquillador bifásico, de Ziaja

DSC_0578

Un desmaquillador bifásico más. No tiene nada de especial, ni resulta especialmente barato (3.20€ por 120 ml) teniendo en cuenta que lo pedí a Maquillalia con 3.50€ de gastos de envío. Si bien es cierto que no me dejaba rastro de aceite al retirarlo con el algodón, no me resultaba del todo efectivo, ya que tenía que gastar una media de dos algodones por ojo para limpiar la máscara de pestañas.

DSC_0585

No voy a repetir, por la incomodidad a la hora de adquirirlo habiendo productos muy similares en el mercado. Por eso y porque detesto los botes que tienen el tapón de rosca.

Brush Cleanser, de MAC

DSC_0576

Es el segundo bote que gasto y ya he empezado el tercero. Repito y repetiré siempre porque es mano de santo para limpiar los pinceles cuando necesitamos utilizarlos pero están sucios y no tenemos tiempo de lavarlos con agua y jabón.

Este método es rápido y muy sencillo. Los 235 ml que contiene el bote cuestan 12.50€, así que ese precio por un producto que cunde tantísimo es estupendo. Por supuesto, es de mis favoritos de la firma y no puede faltar en mi neceser.

Jabón Snow Fairy, de Lush

DSC_0595

Como cada navidad, la firma inglesa saca uno de sus super ventas, el jabón de ducha Snow Fairy. Su olor a chicle de fresa es tan famoso que algunas marcas como Ziaja se han lanzado a copiarlo, eso sí (desde mi punto de vista -o de olfato-) : sin éxito. A mí me ha durado un año utilizándolo en contadas ocasiones, siempre especiales.

Es un gel rico, pero únicamente si lo que se pretende hacer es aromaterapia en el baño de casa. Realmente, no hidrata en profundidad ni el olor traspasa más allá de las cortinas de la ducha. Aunque el precio es elevado (19.50€ los 500g), es un jabón que merece la pena probar una vez en la vida. Y eso es lo que voy a hacer yo. Vamos, que no repito.

DSC_0592

Como la navidad está a la vuelta de la esquina, los benditos de Lush ya tienen en stock este superventas. Así que si lo queréis, corred, porque siempre se agota. Como novedad, han incorporado un método novedoso (que yo no terminé de entender en el evento de Lush en el que nos lo explicaron muy amablemente) que evita que las chispitas de purpurina que contiene (y que podéis observar en la imagen superior) se caigan al fondo y se pierdan, por eso ahora el nuevo Snow Fairy tiene un color más intenso. Pero que en el fondo es lo mismo.

Tónico Tea Tree Water, de Lush

DSC_0601

Otro producto de Lush por aquí, pero éste sí que sí. Este sí lo quiero yo para mí hasta el fin de mis días. Al igual que el Brush Cleanser de Mac, este es el segundo bote que acabo. Y, por supuesto, está más que repuesto (y en la versión XXL).

Tea Tree Water es un tónico elaborado con árbol del té (bactericida, curativo y antiséptico), agua de pomelo (tonificante y desintoxicante) y enebro (estimulante y descongestionante de poros). Con esos ingredientes, no cabe duda que está dedicado especialmente para pieles grasas y/o con tendencia acnéica (PA MÍ, DAME, MÍO).

Lo utilizo a diario tras la limpieza, rociándolo por todo el rostro y eliminando el exceso con un algodón. No se puede decir que sea milagroso, pero a mí es un tónico que me gusta mucho porque no resulta pesado, ni pegajoso, ni agresivo. Es uno de mis básicos en la rutina de limpieza, así que… ¡bravísimo!

Asimismo, se puede utilizar a modo de agua de belleza o para refrescar el rostro. Su formato “fuchi-fuchi” lo hace muy cómodo para tal fin. En verano le he dado bastante tute así.

Está disponible en dos tamaños: 100 gr. por 5.50€ ó 250 gr. por 10.70€.

Quitaesmalte endurecedor de uñas, de Essence

DSC_0554

El que huele a fresita y fruta de la pasión, ése. ¡Ay, me encanta! Sin duda, repito siempre (tengo tres en el armario, de repuesto). Es baratísimo (1.99€ cada bote), cunde y deja un olorcito estupendo. En concreto, éste quitaesmalte se supone que favorece el endurecimiento de las uñas. No puedo dar fe de ello, ya que yo uso la Solución Científica de Mavala para fortalecer mis uñas, pero tampoco puedo negar que no lo haga. El que no sabe es como el que no ve, que suele decir mi padre.

Genial y maravilloso. Lo tenéis en Maquillalia o en Beautik. En Primor no, que nunca lo encuentro. Y si alguna lo encuentra, que me dé el chivatazo.

Aqua Vita para pieles mixtas y grasas, de Apivita

DSC_0565

Seis meses es lo que me ha durado este tarrito de 50ml de crema hidratante. La elegí porque me la recomendó Azucena y fue un acierto a medias.

Partimos de la base de que es algo cara (el precio oscila entre los 24 y los 30 euros, dependiendo del establecimiento), pero es una delicia echársela en el rostro. Es ligera, se absorbe rápidamente y se siente muy cómoda en la piel. El problema es que a mí se me ha quedado un poco corta en cuanto a hidratación, sobre todo en los meses de frío. Y es que, a pesar de tener la piel grasa, he llegado a tener “algunos problemillas” de deshidratación.

DSC_0571

A pesar de eso, es una hidratante que me ha gustado mucho y que volvería a elegir llegado el momento. Por lo que tengo entendido, la lista de ingredientes de esta hidratante es bastante buena para aquellos que saben. Yo, como no tengo ni papa del tema de la composición, no puedo entonar el Do de pecho. Eso sí, no contiene siliconas, ni parabenos, ni alcoholes.

All Matt Plus, de Catrice

DSC_0599

Es el primer bote que gasto de esta base de maquillaje, y ya estoy usando el segundo. Me gusta mucho para diario, aunque es cierto que no tiene una larga duración, a pesar de lo que promete la firma.

Guíada por la buena experiencia con la Photofinish de esta misma marca, me lancé a por esta base para un uso más continuado. Mis expectativas pasaban porque tuviera un acabado semimate, que no fuera comedogénica, que clavara mi tono y que no me sacara brillos. Me puedo dar con un canto en los dientes porque cumple con lo del acabado semimate, no me provoca reacción alérgica alguna, es mi tono y, aunque no es long lasting, sí que me saca de un apuro cada día si la voy matificando a lo largo de las horas.

No es la panacea, pero como el roce hace el cariño… se queda conmigo. Y así hasta que encuentre algo mejor al mismo precio, 7.49€.

Black Elixir, de Hean

DSC_0607 titulo

Una máscara de pestañas que ha pasado sin pena ni gloria por mi vida. La compré porque a Sonorona se le asemejaba mucho a la They’re Real de Benefit y nada que ver. Al menos para mi gusto.

En comparación con la todopoderosa They’re Real, la de Hean apenas deja producto en las pestañas, ni mantiene la curvatura tantas horas como la de Benefit. Claro, en precio tampoco se parecen, pues creo recordar que ésta me costó algó así como cuatro euros en Maquillalia. Eso sí, separaba y definía genial las pestañas.

Creo que para usarla como primera o segunda máscara está muy bien (que es como yo terminé gastándola), pero no es una todoterreno como la de Benefit.

Llegados a este punto diréis: “B., ya está bien por hoy, ¿no?”. Pues sí, tenéis razón, pero es que he estado tanto tiempo sin pasarme por aquí que lo he cogido con ganas. Sin más, espero que os sirva de interés este post. Y si no, podéis insultarme en los comentarios sin miedo a represalias. O sí, sí, podéis tener un poco de miedo…

¡Hasta la próxima!

B.