Enemigo Público: recomendaciones para combatir a las Dependientas del Averno

No quiero generalizar. De verdad que no quiero. Pero en el post de hoy vamos a hablar de un mal universal que estoy segura que alguna de vosotras también sufre o ha sufrido. O va a sufrir.

Si por algún casual del universo, yo soy la única persona sobre la faz de la tierra que ha sido víctima de dependientas ineptas puede que no le encuentres sentido alguno a esta entrada. Si, por el contrario, tú también lo has sufrido, quédate. Y si, por obra y gracia de Dios, tú eres una de esas trabajadoras… por favor, queremos comprar, háznoslo más fácil. No nos gustan las Dependientas del Averno.

dependientas1

Hay una cosa que me fastidia sobremanera. Repito, no quiero generalizar pero siempre que voy a que me asesoren en alguna tienda de cosmética me venden, entre otras cosas que no deseo, una base que no es de mi tono. Da igual la firma: Clinique, Bobbi Brown, Sephora o NARS. Da igual. Me convencen siempre y me la llevo.

¿NW30? Por supuesto que es tu tono, ¡mira que favorecida!

Luego me la pruebo en casa y ¡oh, sorpresa! Soy Miss Hawaii después de salir de una cabina de rayos en plena costa de Honolulú. Y resulta que, al final, he descubierto que soy NC15 en MAC. (Sé lo que estás pensando ‘¿De Ibiza y tan blanca?’ pero vivo en el Mediterráneo, no en el Caribe. En Ibiza no hace sol siempre y yo me tiro mucho tiempo en casa).

Así que hoy vamos a intentar recoger algunas pautas. Si veis que vuestro/a asesor/a hace o dice alguna de ellas… ¡Huid! Y por supuesto, no compréis nada.

1. Que compruebe el color de la base en cualquier zona de tu mano.

No sé quién fue el iluminado que hizo tal tontería por primera vez. ¿Qué tipo de humanoide tiene el mismo tono en la parte interior (excesivamente blanca) o en la parte exterior de la mano (probablemente más oscura) que en la cara? Nadie. O casi nadie. Error de Primero de Dependienta de El Corte Inglés.

2. Que te pruebe la base en el rostro inmediatamente después de haberte desmaquillado.

Por norma general, cuando haces un ejercicio de fricción en el rostro para eliminar el maquillaje inmediatamente aparecen rojeces que alteran el tono de tu piel. Si esto te lo hacen en el stand y, al segundo, te plantan la base es muy posible que el tono que te apliquen sea más oscuro que el que te corresponde.

3. Que te recomiende uno o varios tonos por encima del que te conviene para tener aspecto bronceado.

Eso me ha pasado muchas veces. Que una dependienta me diga: “Niña, llévate NC45, que te da buena cara”. Señoras, señores: para dar aspecto de buena cara ya están los coloretes y los bronceadores. Esta frase hay que convertirla en leitmotiv. A modo de recordatorio: nuestra base ideal tiene que ser del mismo tono que nuestro cuello, para que al aplicarla no se noten los cortes. Yo, como soy prima hermana de Morticia Adams, tengo muchos problemas para encontrar una base de mi tono, por eso siempre me tangan.

4. Que te agasaje con cumplidos de manera repetitiva.

Del tipo: ¡Oh, qué guapísisisima!, ¡Oh, qué bien te sienta!, ¡Mira qué belleza tienes ahora! o ¡Mira cómo te miran los chicos que pasan por el stand! Todas son estrategias de venta, que seguramente les recomienda una persona que no les tiene aprecio. A mí es algo que me repatea. Yo quiero que el que me está asesorando en la compra sea sincero, pero ya sabemos que con la sinceridad no se vende.

5. Que te venda de todo menos lo que tú estás buscando.

Con la fiebre del ‘culo veo, culo quiero’ es posible que los productos de los que más se habla en el mundo de Internet se agoten en las tiendas. Tú, ingenua, llena de ilusión y con la tarjeta de crédito en la mano, te acercas a tu rincón de belleza favorito y le pides a la dependienta de turno ése maravilloso pintalabios de tono rojo aberenjenado azulado y tornasolado que tanto has visto en bocas ajenas, pero que, desgraciadamente para ti, esta out of stock. Nena, huye, eres carne de cañón. Ipso facto te ofrecerán labiales muy parecidos, más o menos brillantes, con un packaging estupendo, ofertas, 3×2, 10% de descuento. O ¿por qué no?: ‘Esta nueva base de maquillaje que nos ha llegado. Es una segunda piel’. Te la probarán, te convencerán y te la llevarás. Y esa es la historia de cómo me vendieron la Studio Sculpt en MAC. Uno de mis Productos del Averno por excelencia.

6. Que quiera venderte lo que está en oferta o de promoción.

Este punto enlaza directamente con el anterior, pero merece mención aparte. Tengo entendido que algunas marcas ofrecen comisiones a los trabajadores por vender un cierto tipo de producto. Da igual tus preferencias, tus necesidades, tu tipo de piel o la cobertura que busques, como esa nueva base aceitosa esté de promoción “es la que mejor te va”. Esto es bastante complicado de adivinar, pero si ves que tu dependienta hace caso omiso a lo que le estás pidiendo y sigue en sus trece probablemente sea porque hay intereses ajenos a los tuyos.

pretty woman

7. Que se ponga chulo/a.

Fui a comprar una brocha ‘lengua de gato’ en el año 2007 –no lo olvidaré nunca– y le pregunté a la dependienta por una brocha para aplicar el maquillaje. En ese momento me miró, miró a su compañera que estaba en la caja mascando chicle, y me dijo:

Para qué querrás tú una brocha de esas, si eso es para profesionales

Efectivamente, no era ni soy una profesional. Pero menos profesional era ella. Mira que era fácil darme la brocha de las narices.

Y hasta aquí. Aunque también creo que hay que saber distinguir si la persona que tenemos delante es una dependienta inepta o, simplemente, lerda redomada. Nunca hay que descartar la segunda opción.

Y a todas aquellas dependientas que atienden con amabilidad y profesionalidad a sus clientas, mi amor eterno. 

Y tú, ¿has sufrido a las Dependientas del Averno en tus propias carnes? Cuéntanos tu historia, hermana, que seguro que -dejando a un lado la tragedia- nos echamos unas risas.

¡Hasta la próxima!

B.

Hasta que la muerte nos separe: ¡Favoritos de Enero!

¡Bienvenidas de nuevo a IbizaBeautyBlog!

Hoy vengo con los MVP de Enero. A mí es que me hace falta una media de quince días para pensármelo, de ahí el retraso.

Favoritos Enero

Esto no es un ‘los más utilizados’, no. Sino más bien un ‘Hasta que la muerte nos separe’: productos que me han gustado tanto que podría cantarles saetas todo el día.

Esto es una orgía de productos, no voy a seguir un orden establecido.

Favoritos Enero Catrice+BB+Hot Mama

1. Photofinish, de Catrice. Es amor. Es mi tono. Deja un acabado ‘semiglow’ en la piel que hace que ésta se vea bonita. Embellece, sin más. Tiene una cobertura media-alta y una duración aceptable. Yo ya no le pido más a la vida.

2. Beauty Blender. ¡Estaba claro! Me fascina cómo integra las bases de maquillaje en la piel. Ecuación simple: Beauty Blender + Photofinish = Pátina divina. Señoría, me declaro culpable.

 3. ‘Hot Mama!’, de The Balm. Este colorete siempre me ha gustado. Lo compré porque en los mentideros blogger se decía de él que era un clon del Orgasm de NARS. Yo no he probado el Orgasm, pero el efecto saludable que deja el Hot Mama! me gusta mucho.

 4. Combo de Máscaras: Black Elixir, de Hean; y WOW!, de Bell. Son un dúo. No me gustan por sí solas, separadas. Pero reconozco que utilizando primero la de Hean –que define y alarga las pestañas- y después la de Bell –que da volumen– el efecto que se consigue es de ‘pestañas postizas’. Y ahora digo por qué no me terminan de convencer por separado. La formulación de la máscara de Hean no me gusta, es demasiado seca (desde el minuto 1) y termina dejando restos por la ojera con el paso de las horas. En cuanto a la de Bell, lo que no me contenta es el cepillo: me agrupa demasiado las pestañas, no las define.

Detalle cepillos Black Elixir y Wow

En la imagen se puede ver con detalle cómo son los goupillones: ambos de silicona pero con formas diferentes.

5. Naked Basics, de Urban Decay. Las sombras de UD son El Súmmum: tienen una pigmentación asombrosa y son muy fáciles de trabajar, se integran perfectamente. Esta paleta se ha venido conmigo a Nueva York, a Ibiza, a Córdoba, a Sevilla y adónde quiera que vaya en los próximos 60 años. Es muy versátil. Me gusta tanto que acabé comprando otra para un regalo especial. ¿Que hay tonos iguales en otras firmas? Sí pero, ¿de esta calidad? Lo dudo.

6. ‘Endless Drama’, línea Pro Longwear de MAC. Nunca he visto este labial en la blogosfera. Y no lo entiendo. ¡Todas locas con el ‘Rebel’ y el ‘Diva’! ‘Endless Drama’ es El Borgoña. No es del todo mate, sino que tiene un ligero acabado Satin. Lo que yo le pido al Sagrado Corazón de Jesús cuando me compro un pintalabios tan llamativo es que sea duradero, para no tener que ir cada diez minutos al cuarto de baño a retocarme cuando salgo por ahí. Este es de larga duración, así que lo nuestro será para siempre.

Naked Basics + Sephora Oil + Rimmel Shine+Endless Drama+Beauty Protector

 7. Express drying Oil, de Sephora + Finishing Touch Ultra Shine, de Rimmel. Otra pareja de cine. Los utilizo para perfeccionar la manicura y el resultado es inmejorable: secado rápido y brillo espectacular.

8. Sì, de Giorgio Armani. Fue un regalo muy especial de Reyes y no me puede gustar más. Yo no sé describir olores, así que me voy a ahorrar amargaros la vida explicando las notas de este perfume. Es ponérmelo y me pongo contenta automáticamente.

9. Protect & Detangle, de Beauty Protector. No sé de dónde sale esta marca, no sé quién está detrás, no lo he visto a la venta en ningún lugar físico. Es un misterio. Lo conocí porque venía en una Birchbox –que son los únicos que lo comercializan- y el olor a dulzón se quedó con mi corazón. Es un protector térmico para el cabello. Lo cierto es que es un poco complicado evaluar la efectividad de este tipo de productos, pero las puntas no las tengo nada mal a pesar de usar secadores y planchas. Creo que el mérito será de este invento.

10. Mascarillas para el cabello, de Le Petit Marseillais.

Favoritos EneroDSC_0861Le Petit Marseillais

Esto es lo mejor que me he echado en el pelo en toda la vida. Puede que no sean las mejores mascarillas del mercado, pero su olor en mi pelo –sí, otra vez el olor- es algo prodigioso, soberbio, admirable, fascinante, extraordinario. No quiero otras, no quiero nada más. La de color verde está especialmente indicada para cabellos grasos, mientras que la naranja es nutritiva. Las voy alternando y el resultado es muy bueno.

Eso es todo. Y vosotras, ¿habéis probado alguno de estos productos? Animaos a dejarme vuestros comentarios. ¡Me encanta leerlos y responderlos!

¡Hasta la próxima!

B. 

Productos para gobernarlos a todos: ‘Brocha de maquillaje de H&M’

¡Bienvenidas un día más!

Hoy vengo a reivindicar un producto que apenas he visto por el mundo blogger. Y cuánto más lo uso menos entiendo que la gente no haya acampado todavía a las puertas de un H&M para llevárselas todas cuando abran por la mañana.

H&M Brocha 2DSC_0730

Me refiero a la brocha para aplicar el fondo de maquillaje de H&M. Según se indica, la herramienta está especialmente diseñada para su uso con BB creams. Esto es relativo, ya lo dijo Einstein. No, en realidad nunca lo dijo. Aunque no lo sé bien, yo no estaba allí.  

La descubrí un día que fui a pasear dentro de un H&M y vi un expositor lleno de maquillaje. La vi. Allí estaba. Menos de siete euros. Se vino, claro.

Yo diría que es un ‘CasiClon‘ (por no decir ‘TotalClon’) de la Perfect Foundation Brush de Shiseido. Yo no tengo la de Shiseido pero ambas son del mismo tamaño, de pelo natural y ,yo diría, igual de tupidas. Vamos, tampoco puede ser tan distinta una de la otra. Y en tal caso entendería la diferencia de precio, puesto que esa alcanza los 30 euros.

H&M Brocha 2DSC_0725

La utilizo para bases y bbcream y el resultado siempre es perfecto. Da un aspecto natural y pulido, no deja ni una sola marca en su aplicación, integra la base en la piel a las mil maravillas. Si tengo que ponerle algún fallo es que no está perfectamente recortada y que es un poco pequeña, sobre todo si estás acostumbrada a una tipo F80 de Sigma. Pero ni siquiera eso, porque su tamaño la hace perfecta para difuminar el maquillaje en las zonas menos accesibles.

Recomendadísima, me duele la boca de decirlo.

H&M BrochaDSC_0731

La califico con un ‘8‘: porque las cerdas tienen un corte mejorable (aunque eso no afecta al efecto ni pincha, es cuestión estética), es un poquito pequeña y porque no es todo-terreno, ya que cuando busco una cobertura mayor tengo que recurrir a otras brochas de pelo sintético. Aun así, es básica para mí.

Insensatas, ¡corred a un H&M!

¡Hasta la próxima!

B.

¿Tienes novia y necesitas sugerencias para San Valentín? Vente, ven

Esta entrada es de las que me gustan a mí. O puede que no. No lo sé porque aún no la he escrito. Vamos a ver qué pasa. 

¡Bienvenidos un día más!

Con el post de hoy pretendo arrojar un poco de luz al espinoso tema de los regalos en San Valentín. Regalos, ¿sí o no?, ¿es San Valentín una artimaña más del poder mercantilista para que la masa gaste sus perras en productos absurdos? Probablemente, mis queridos jovencitos.

En cualquier caso, tú -persona dentro de la masa alienada por los poderes capitalistas- tienes un novio o una novia (o puede que si tienes suerte no tengas nada, eso que te ahorras) y no sucumbir a los regalos en un día señaladísimo como ese te convierte, automáticamente, en ser portador y hacedor del mal.

Y como nunca está de más tener un detallito con esa persona especial, os dejo algunas sugerencias con las que soprender el próximo 14 de febrero. ¡Espero que os gusten! (Aviso: este post está plagado de juicios de valor y de prototipos. Lo siento.)

1. Paleta Naked 3, de Urban Decay 

91900_naked3

La tuve en mis manos en NY. Era como tener un pedacito de cielo entre mis dedos. Una experiencia religiosa. No obstante, no sucumbí porque ya tengo muchas sombras y sólo dos párpados.

Esta paleta es El Caprichazo. Tiene sombras de la gama de los tonos rosados, de todas las texturas. No puedo ser objetiva: es una gozada. Además las sombras de UD son de una calidad excelente. El precio es de 45-46 € en Sephora. 12 sombras de altísima calidad a 46€… ¡a menos de 4€ por sombra! Escandaloso, Novios del Mundo.

2. Velvet Matte Lip Pencil ‘Dragon Girl’, de NARS

Imagen extraída de makeupzone.net

Pocos productos hay tan preciados ahora mismo como este jumbo de la firma francesa. Lo sacó Sara Carbonero en su blog y desde entonces está agotadísimo a nivel mundial. Si consigues hacerte con él habrás pasado todas las pruebas de amor de golpe.

Lo puedes “encontrar” (nótese la ironía) en los stands de NARS en El Corte Inglés o en los Sephora que comercialicen esta marca. 25 euritos. ¿No es precioso?

3. Sistema de limpieza facial, de Clarisonic

Mia2_CherryCrocodile_KitIncludes

Este cepillito está revolucionando la vida de los que, como yo, estamos concienciados con la limpieza facial. Este tipo de productos están ahora muy al alza y en el mercado también podemos encontrar otro cacharro de nombre Foreo, pero como yo no lo he catado no os lo puedo recomendar. Clarisonic dispone de diferentes recambios que se adaptan a tus necesidades, dependiendo de tu tipo de piel.

Se puede encontrar en las tiendas Sephora, desde 150 euros.

pendientes-estrella-plata-de-ley

4. Complementos, de AdelitaAdelita

Los asiduos al mundo BeautyBlogger probablemente ya conocerán esta firma, cada vez más presente y fotografiada en los cuellos, dedos, muñecas y lóbulos de las gurús más afamadas. AdelitaAdelita ofrece en su página web todo tipo de complementos, a precios muy accesibles.

Para San Valentín, mi apuesta personal es por estos pequeños pendientes de plata en forma de corazón.

Puedes encontrarlos aquí a 17.95 euros, más gastos de envío (4€).

5. Un ramo de flores

No podía ser de otra manera. Un clásico de estas fechas (no exclusivamente). Un detalle con el que siempre aciertas.

A -casi- todas las mujeres nos encanta recibir un precioso ramo de flores, que podamos oler y mirar hasta que, inevitablemente, se marchite.

Ramo12_gra

Busca una floristería cercana e infórmate de sus precios. A mí me encantan las rosas blancas –¡Hola Novio Mío!-. Normalmente una rosa suele costar -euro arriba, euro abajo- unos tres euros, pero es posible que en estas fechas los comercios aprovechen para subir sus precios. En cualquier caso, asegúrate de reservar tu precioso ramo con tiempo, que luego ya se sabe.

¡Ah! No se te vaya a olvidar escribir un mensaje romántico en la tarjeta que acompaña las flores.

Nada más. Espero, de todo corazón, que este post os haya sido de utilidad. Si no tenéis a quien os regale -o el que tenéis no quiere regalaros- también podéis daros un homenaje a vosotras mismas, ¿no?

¡Hasta la próxima!

B.